10 cosas que tu mamá nunca te contó. ¡Atención! Esto te va a dejar con lágrimas.

10 cosas que tu mamá nunca te contó. ¡Atención! Esto te va a dejar con lágrimas.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Embarazada.

Ahí estaban, dos líneas azules que me me miraban desde el paquete de prueba de embarazo que acababa de comprar.

Una línea = no embarazada.

Dos líneas = embarazada.

Pues sí, yo estaba embarazada.

Mi corazón latió muy fuerte.

Mi cabeza daba vueltas.

El estómago se voltió.

Yo estaba nerviosa, excitada, asustada y emocionada. Todo al mismo tiempo.

Relamente pasó. Después de haber soñado con esto por varios años y después de haberme preparado tanto para este día, finalmenete había llegado. Yo iba a ser mamá.
Lo que no sabía en ese momento era que en nueve meses iba a comenzar la etapa más difícil, cambiante, miedosa y mas fantástica de toda mi vida.
Nueve meses más tarde iba a saber el precio de lo que es ser mamá. Iba a saber exactamente lo que se necesitaba para ese papel. Iba a a tener una comprensión y gratitud por esa persona que yo misma le digo mamá.
Iba a aprender todas esas cosas que una mamá vive, pero que los hijos casi nunca se enteran.

Aquí hay diez cosas que tu mamá nunca te contó.

1. La hiciste llorar… muchas veces.
Ella lloró cuando se enteró que estaba embarazada. Ella lloró cuando tu naciste. Ella lloró la primera vez que te cargó. Ella lloró de felicidad. Ella lloró por miedo. Ella lloró por preocupación. Ella lloró porque te quería tanto. Ella sentía tu alegría y tu dolor y lo compartía contigo, no importa si lo sabías o no.

2. Ella quería el uíltimo pedazo de la galleta.
Pero cuando ella te vio mirar con eso grandes ojos, lamberte alrededor de la boca con esa lengua pequeña, no se la podía comer. Porque ella sabía que iba a ser mucho más feliz si la galleta iba para tu pequeño estómago, en vez del de ella.

3. Le dolió.
Cuando la jalaste del pelo, cuando la cogiste con esas uñas afiladas que parecían imposibles de cortar. Le dolió mucho. Cuando le dabas pecho y le mordías el seno, eso también dolió. Le partiste las costillas cuando pateabas adentro desde el estómago. Agrandaste su estómago por nueve meses. Y le diste un dolor infernal cuando llegaste a este mundo.

4. Ella siempre estaba asustada.
Desde el momento que naciste ella hizo todo en su poder para protegerte. Ella se volvió como una mamá oso que protege a su osito. Ella era la mujer que quería decir no cuando la vecina preguntaba si te podía cargar. Porque en su mundo nadie te podía cargar tan seguro como ella. Su corazón dio unas vueltas cuando tomaste tus primeros pasos. Ella se mantenía despierta en las noches para asegurarse que llegaras a casa y te despertaba temprano para que tuvieras tiempo de ir al colegio. Cada vez que te doblabas un dedo o te caías ella estaba cerca. Cada vez que tenías una pesadilla o fiebre estaba ahí para levantarte de la cama. Ella siempre estaba ahí para ver que estuvieras bien.

5. Ella sabe que no es perfecta.
Ella es su peor crítica. Ella sabe todos sus defectos, y a veces se odia a sí misma por eso. Pero cuando se trata de tí es cuando es más dura con sí misma. Ella quiere ser la mamá perfecta, y no quiere hacer errores – pero como es humana obviamente cometió errores. Probablemente sigue tratando de perdonarse por ellos. Ella quisiera de todo corazón poder viajar en el tiempo y hacer las cosas diferentes, pero no se puede. Osea que sean buenos con ella y piensen que hizo lo que más pudo.

6. Ella te miraba cuando dormías.
Habían veces cuando se quedaba despierta hasta las tres de la mañana y oraba para que te durmieras. Practicamente no podía mantenerse despierta cuando te cantaba y pedía que ”por favor, por favor, duérmete”. Cuando por fin te dormías te acostaba, y por un momento se desaparecía todo su cansancio. Esto pasaba cuando estaba sentada al lado tuyo de la cama y miraba tu carita de angel expresar más amor de lo que creía que era possible.

7. Te cargó mucho más que nueve meses.
Tu necesitabas ser cargado/a. Así que lo hizo. Ella aprendió como cargarte mientras limpíaba, mientras comía. Hasta te cargaba mientras dormía, porque así era la única manera que podía dormir. Sus brazos se cansaban y le dolía la espalda, pero ella te cargaba porque tu querías estar cerca de ella. Ella te carisiaba, te amaba, te besaba y jugaba contigo. Tú te sentías segura en sus brazos, feliz en sus brazos. Tú sabías que eras amada en sus brazos. Así que te cargaba mucho y todo el tiempo que necesitabas.

8. Su corazón se partía cada vez cuando estabas llorando.
No había ningún sonido que era tan horrible como cuando llorabas, o ninguna vista tan horrible como cuando tus lágrimas pasaban por las mejillas. Ella hacía todo en su poder para que no llorarás más. Y cuando no podía hacerte parar de llorar su corazón se partía en mil pedazos.

9. Tu siempre venías de primero/a.
Ella podía estar sin comida, sin duscharse o sin dormir. Ella siempre ponía tus necesidades de primero, antes que los suyos. Ella pasaba todo el día asegurandose que tu tuvíeras todo lo que necesitabas, y cuando el día se había acabado no tenía energía para sí misma. Pero el próximo día se despertaba y hacía todo otra vez, porque tú significabas tanto para ella.

10. Ella lo haría todo de nuevo.
Ser madre es uno de los trabajos más duros que uno puede tener y no es raro que te acerques a los límites de lo que eres capaz de hacer. Tu lloras, te duele, tratas, fallas, trabajas y aprendes. Pero, tambíen sientes una cantidad de felicidad tan grande que no creías que era possible, también sientes más amor de lo que tu corazón aguanta. A pesar de todo el dolor, tristeza, noches tardes y madrugadas que obligas tu mamá a pasar, ella lo haría todo otra vez por tí, así de importante eres para ella. Osea que la próxima vez que la veas, dale las gracias. Dejala saber que la amas. Nunca lo puede escuchar demasiadas veces.

Publicado por Newsner, danos like si te gusta:


Si quieres leer más textos de Natasha la encuentras por ejemplo aquí:
Facebook: http://www.facebook.com/natashacraiga
Twitter: www.twitter.com/NatashaJCraig
Instagram: www.instagram.com/alwaystashi
Foto: Natasha Craig

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>