Abogado no quiere dejar propina al camarero - en lugar de eso le paga unos dientes nuevos

Abogado no quiere dejar propina al camarero - en lugar de eso le paga unos dientes nuevos

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Pequeños detalles pueden significar un mundo. Y no siempre tiene por qué ser con amigos o familiares, a veces un gesto con un desconocido puede ser algo muy grande y hermoso. 

Uno de estos preciosos momentos ocurrió en un restaurante de Wichita, en el Cansas (EE.UU.), un gesto de un abogado que cambió la vida de un camarero. 

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

El señor de la foto es Brian, trabaja como camarero en el restaurante Doo-Dah Diner. Entre los clientes del restaurante Brian es conocido por su optimismo y alegría de vivir, y por disfrutrar de su trabajo. Siempre recibe a todos con una gran sornisa, a pesar de que sus problemas dentales le han hecho vivir experiencias nada divertidas. 

Brian ha tenido problemas con sus dientes desde que era pequeño, y por esta razón tuvo que someterse a varias operaciones. Pero aunque su sonrisa no luce como le gustaría, él sabe que su sonrisa sale del corazón y no quiere dejar de sonreír. 

Youtube

Un día el abogado Fred Boettcher visitó el restaurante con su hija, y Brian fue el encargado de servirles. Fred se fijó rápidamente en personalidad alegre y la sonrisa contagiosa del camarero. El abogado se dio cuenta, también, de sus dientes. Él mismo había tenido problemas también con los dientes cuando era pequeño, y es consciente de cómo puede afectar a la seguridad en uno mismo y la autoestima. Por eso estaba tan fascinado con la forma en que Brian se compartaba con otras personas. 

Entonces el abogado tuvo claro que no quería dejar propina al camarero. Quería darle algo mucho más grande. 

Youtube

Así que, cuando Fred y su hija terminaron de comer, fue a hablar con Brian. Le explicó que no quería darle propina sino conseguirle unos nuevos dientes. La operación le costó al abogado 25.000 dólares americanos. ¿La reacción de Brian? No pudo contener las lágrimas.

Youtube

Hoy Brian sigue siendo el camarero favorito de Doo-Dah Diner. Ofrece, como siempre, su gran sonrisa, ahora, además, deslumbrante. Y todo gracias a un abogado con un corazón de oro. Mira los nuevos dientes de Brian. 

dientes
Youtube

En el vídeo de abajo puedes ver más imágenes de la fantástica transformación.

Cosas como ésta me dan esperanza en la humanidad. Ejemplos como éste están ahí fuera, en las calles, en los restaurantes, en los puestos de trabajo... Sólo hay que estar atento, y compartir estas historias. 

 
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>