Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

El elefante Kabu llora cuando la liberan después de 20 años en cadenas.

Su cuerpo está lleno de cicatrices y es coja en una pata deforme. Sin embargo el elefante ha estado encarcelado por más de 20 años y ha tenido que trabajar en los bosques de Camboya. Hasta ahora. Después de un viaje largo por fin ha encontrado la tranquilidad.  

Esta era la vida cotidiana de Kabu. Encadenada y trabajando.

Pero hace unos días Lek Chailert, el fundador de Elephant Nature Park en Thailandia, viajó a Camboya para finalizar el sufrimiento de Kabu. Cuando Chailert llegó al país también se enteró de que Kabu había tenido dos hijos. Uno de ellos lo habían vendido a un sito de turistas y el otro había muerto en un accidente.

El viaje al parque de elefantes no fue fácil. Kabu estaba confundida y tenía miedo. Al principio no se quería montar al camión que la iba a llevar allá. Después de medio día se montó al camión. Ahí empezó el viaje a una vida sin sufrimiento y esclavitud.

Después de 12 horas Kabu por fin llegó al centro de animales. Ahora no tenía problema en bajarse del camión. Y cuando se encontró con los otros elefantes la recibieron con cariño. Según The Dodo Kabu no pudo contener las lágrimas cuando saludó a los otros elefantes.

Según Lek Chailert Kabu ahora está descansando en el parque. Pero el trabajo sigue. Ahora van a tratar de que la salud de Kabu se mejore y Chailert promete que va a tratar de encontrar el bebé de Kabu. Cruzemos los dedos para que lo logre.

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.

 

Leer más sobre