Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Un perro traumatizado llega a un nuevo hogar y todo cambia.

El perro Apollo había pasado por cosas horribles y se sentía muy mal, mental y físicamente. Él ni podía ver a nadie a los ojos. Pero una persona y su familia fueron a cambiar la vida de Apollo.

Encontraron a Pollo en un centro de animales. Nadie quería al perro, como estaba tan mal y ya casi lo iban a matar. Los veterinarios les dieron el consejo de no adoptarlo como nunca iba a funcionar como perro de familia. Pero pues eso era lo que creían.

Estaban tan equivocados.

Foto

apollo1-570x418

Aunque advirtieron a la familia de no llevarse al perro sí lo adoptaron. Y esto es lo que dicen después de haber hecho eso.
“No lo llevamos a la casa y le dimos comida, una cama y todo lo que quiere un cachorro. Hubieran visto como se ponía de contento de cuando le dábamos comida los primeros meses”.

En poco tiempo Apollo se había aliviado, y lentamente se volvió un perro cariñoso. A él gusta jugar y consentir a su familia. Lo que más le gustan son las caminatas por la mañana.

“Él es mejor amigo con nuestro perro salchicha. Hace poco tuvimos un bebé y Apollo ahí mismo lo adoptó como si fuera su propio bebé.”

Foto

apollo2-570x743

Apollo muestra que todos los perros se merecen una segunda oportunidad, no importa por que hayan pasado.

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.

 

Leer más sobre