Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

5 cosas que jamás debes hacer cuando cocinas pollo

A mí me encanta el pollo. Es una opción barata y sana y cocinado en su punto está riquísimo, pero no es tan fácil dar con ese punto. A menudo, por miedo a que me quede crudo por dentro, me paso y me acaba quedando demasiado seco. Hasta que encontré esto en internet. 

Se trata de cinco sencillos pasos con los que te garantizo que no vas a volver a comer pollo como suela de zapatilla. 

Pexels

1. No descongerlar a temperatura ambiente

Si has comprado pollo congelado, no lo descongeles nunca a temperatura ambiente. La noche anterior puedes sacarlo del congelador y meterlo en la nevera. De esta forma reduces el riesgo de salmonela u otros brotes por bacterias. 

2. Condimentar en su punto

El pollo tiene un sabor suave, por eso es importante añadir especias de manera apropiada. 

Además de sal y pimienta le puede ir bien una mezcla de soja, miel y ajo, perfecta para una pechuga de pollo. 

3. No darle demasiado la vuelta

Para que el pollo quede sabroso y crujiente por fuera es importante no darle la vuelta con mucha frecuencia para que se haga bien. Y no debes cubrir más de dos terceras partes de la superficie de la sartén. 

4. No retirar la piel y los huesos antes de cocinar 

Tanto la piel como los huesos son un gran potenciador de sabor. Si, por ejemplo, compras muslos de pollo, deja los huesos hasta que el pollo esté cocinado, y así quedará mucho más sabroso. Incluso la piel quedará muy rica y crujiente. 

5. No te olvides del termómetro

Como el pollo puede quedar reseco fácilmente es bueno usar un termómetro. De esta forma será imposible que no te quede bueno. 

La temperatura en las pechugas de pollo debe de ser unos 60°C, mientras que los muslos requieren algo más de calor, unos 75°C.

Si preparas todo el pollo quedará más rico si quitas la pechuga cuando ha alcanzado su temperatura y luego deja el resto cocinarse y así no te arriesgas a que la pechuga te quede muy seca. 

WikimediaCommons

Ahora no tienes excusa para no preparar un pollo riquísimo 😉

¡Comparte estos consejos con tus amigos Facebook y a ver quién los aplica mejor y se convierte en el rey o la reina del pollo!

Si quieres más artículos parecidos a este por favor dale 'me gusta' al botón de abajo.

 
 

Leer más sobre