Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Había visto casas de jengibre pero nunca nada como esta mansión de 2 metros de alto

Esta es definitivamente una de las esculturas dulces más grandes, elegantes y a la vez más apetitosas que he visto jamás.

Unos talentosos pasteleros británicos construyeron una reproducción exacta de la mansión Waddesdon Manor en Buckinghamshire, Inglaterra.

Está hecha a base de galletas de jengibre y glaseado. Dos materias primas con las que han logrado reproducir fielmente este lujoso palacio, que fue empleado como réplica del Buckinham Palace en el rodaje de la famosa película “The Queen”.

Fuente

 Waddesdon Manor fue construida en 1874 por el Barón Ferdinand de Rothschild para mostrar su colección de arte y para entretener al mundo de moda.

La casa, inspirada en los chateau franceses, fue legada al Tesoro Nacional en 1957 y en 2006 fue utilizada como doble del Buckingham Palace en la exitosa película “The Queen”, protagonizada por Helen Mirren.

Fuente

Dos artistas pasteleras de alto rango la tienda de galletas Biscuiteers de Londres, trabajaron cerca de 500 horas elaborando a mano esta réplica de dos metros de alto de la mansión, para ser exhibida durante la Navidad.

Fuente

Para ello utilizaron 240 huevos, 26 kg de mantequilla y 216 kilos de glaseado.

Fuente

Esculpieron cuidadosamente hasta el mínimo detalle de las ocho salas más destacadas, entre ellas una en la que estuvo el mismísimo Winston Churchill.

Fuente

Para fabricar esta obra de arte precisaron más de un año de planificación.

Fuente

Las pasteleras recrearon fielmente todos los detalles decorativos, incluído los cuadros.

Fuente

El resultado es sorprendente y demuestra el enorme talento de estas profesionales. La verdad me daría pena probar un trocito de esta tremenda mansión. Aunque es difícil que me yo resista a un buen trozo de galleta de jengibre… ¿Tú qué harías?

Fuente

¿No te pareció espectacular? ¡Comparte esta obra de arte con tus amigos y endúlzales el día!