Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Nunca había pensado en esto, pero esta forma de cortar y servir sandía es brillante.

La sandía es una fruta muy refrescante y perfecta para los días de calor. Pero la verdad es que cortarla y quitarle la cáscara no es precisamente sencillo. Así que me alegró mucho encontrar este truco que voy a probar cuanto antes. Es un método ingenioso para quitarle para cortarla en pequeños trozos iguales, fáciles de comer. Además la presentación queda muy bien y es buena forma de guardar lo que sobre después en el frigorífico. ¡A ver qué te parece!

1. Comienza partiendo la sandía por la mitad sobre una tabla de cortar.

vattenmelon1
Foto: Youtube

2. Pon la primera mitad boca abajo. Si no quieres tener la cáscara, se la puedes quitar de la forma que se ve en la foto. 

vattenmelon2
Foto: Youtube

3. Haz cortes rectos en toda la sandía. 

vattenmelon3
Foto: Youtube

4. Dale la vuelta para hacer ahora los cortes en el otro sentido. Ya tienes pedacitos pequeños del mismo tamaño, fáciles de tomar y comer. 

vattenmelon4
Foto: Youtube

5. Pero si también quieres servirlos de forma sencilla, busca un bowl que tenga el tamaño aproximado de la sandía y ponlo sobre la media sandía cortada. 

vattenmelon5
Foto: Youtube

6. Pon una mano debajo de la tabla y la otra en el bowl y dale la vuelta. 

vattenmelon6
Foto: Youtube

7. … y voilà! Ya puedes servir la sandía partida en pequeños trozos 🙂

vattenmelon7
Foto: Youtube

En el siguiente vídeo puedes ver todo el proceso:

¡Compártelo! 😉