Dejan al bebé con un niñero – al volver a casa se encuentran con una pesadilla

Dejan al bebé con un niñero – al volver a casa se encuentran con una pesadilla

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_TOPP_580x400 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:580px;height:400px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="9118570457"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Alicia Quinney y Joshua Marbury, de Oregón (Estados Unidos) y padres dos niños, decidieron salir una noche a cenar para tener una noche romántica, hace un par de meses. La pareja tiene una niña de 3 años y medio y un niño de 1 año. Mientras disfrutaban de su cena comenzaron a preocuparse porque el niñero que se había quedado con sus hijos no respondía al teléfono. Había dejado a los pequeños, un niña de 3 años y medio y un niño de 1 año, con un cuidador. La preocupación era justificada. Cuando la pareja volvió, el cuidador dormía y el niño, Jacob, que acababa de cumplir 1 año, estaba en el suelo llorando. Al día siguiente los padres descubrieron que la cara de Jacob estaba llena de moretones. Había sido golpeado por el niñero. Debido a cómo están elaboradas las leyes de Oregón, es difícil condenar al hombre por maltrato infantil. Ahora los padres han querido hacer pública, a través de Facebook, su frustración.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_580x400 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:block" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="5017488855" data-ad-format="auto"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

El suceso ocurrió en marzo y ahora el padre, Joshua, escribe sobre ello en Facebook.

Cuando la pareja volvió a casa después de su cena, mandaron al cuidador a su casa y acostaron ellos mismos al pequeño Jabo, de un 1 año, que lloraba en el suelo. Al día siguiente vieron que tenía moretones por toda la cara.

“Al día siguiente tenía moretones por toda la cara, en los brazos, incluso en las orejas. Tenía un ojo morado e inyectado en sangre”, dice la madre, Alicia Quinney al periódico danska Ekstra Bladet.

13238923_1249760095045947_3465664332927164747_n

Llevaron a Jacob al hospital, allí les confirmaron que había sido golpeado. Los médicos le dijeron que los daños podrían haber sido mortales para el pequeño, escribe Ekstra Bladet.

Los padres fueron a la Policía, y Jacob fue sometido a un examen para que los policías pudiesen utilizarlo como prueba. Pero Alicia y Joshua nunca volvieron a tener noticias de la Policía, así que ellos mismos contactaron con la Policía unas semanas después para ver si había algún avance. Le dijeron que no podían detener al niñero como sospechoso.

13221668_1249760105045946_3402772610551576023_n

De acuerdo con una ley en el estado de Oregon, el fiscal debe probar que la víctima haya sufrido daños físicos y experimentado un dolor significativo. Y esto es muy complicado porque un niño de 1 año no habla y no puede contar nada de lo ocurrido, escribe Oregon Live.

La familia está indignada después de lo ocurrido, y la madre, Alicia, dice que lo ocurrido ha afectado a su capacidad para confiar en la gente.

“Después de lo que ha pasado, en cuanto me alejo Jacob comienza a llorar. Y su hermana ha tenido que ir al psicólogo porque vio cómo a su hermano le daban una paliza”, cuenta Alicia Quinney a Ekstra Bladet.

12512450_10153431529441305_4192078178383267286_n

Fuente de las fotos

Los padres están, evidentemente, indignados por el incidente, y Joshua ha escrito, muy enfadado, mensajes en Facebook acerca de lo increíble que es que no se pueda procesar al cuidador.

“NADIE puede pegar a un niño y salir de ello como si nada porque el niño no pueda contar él mismo lo que ha pasado”, escribe el padre.

Su publicación de Facebook ha sido compartido cerca de 264 000 veces. Éste es el mensaje original:

Esperamos que la repercusión en redes sociales está sirviendo para que las autoridades entiendan que hay que actualizar las leyes.

 
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>