El extraño comportamiento del gato salvó la vida de su dueña

El extraño comportamiento del gato salvó la vida de su dueña

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Hace unos 20 años Sue McKenzie, de 64 años, descubrió algo extraño en su casa. 

Un gato blanco y negro estuvo durante horas en la puerta de su casa en Scunthorpe, bajo la lluvia. 

El marido de Sue no quería dejar entrar al gato callejero en casa, pero Sue no pudo evitar abrirle la puerta. 

Le dio comida y después de eso ya nunca volvió abondonarlos. 

Lo que ella no sabía era que el gato, al que llamaron Tom, iba a devolverle el favor muchos años despés de la forma más inesperada...

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
Flickr/ÄngelaAntunes

A finales de los años 90 Sue McKenzie adoptó un pequeño gato callejero, al que llamaron Tom. 

Desde el principio, Sue y Tom desarrollaron una fuerte relación, pero este gatitoblanco y negro no era como los demás. 

Tom era muy independiente y reservado con las personas. Le gustaba más estar en el jardín que en el sofá y seguía siendo, en cierto modo, un gato callejero. 

Pero Sue lo quería tal como era, con su personalidad especial. 

Flickr/ErinMurphy

De repente Sue vio sorprendida que Tom habia cambiado su comportamiento normal. 

Después de 20 años Tom empezó a seguir a Sue y estar siempre cerca de ella de una forma que nunca antes había hecho. 

Sobre todo comenzó a acariciar a Sue en un punto concreto de su cuerpo, su hombro derecho. 

Facebook/Susan McKenzie

”Tom no solía buscar contacto de esa forma, así que pensé que era muy raro que comenzase a acercarse tanto a mí", cuenta Sue a ITV News y continúa: 

”Comenzó a pasar su cabeza por mi hombro y a maullar muy alto, hasta el punto de llegar a ser molesto".

Sue estaba preocupada y pensaba que a Tom le pasaba algo. No pensó que era el gato el que intentaba decirle algo a ella. 

Facebook/Susan McKenzie

Sue llevó a su gato de 20 años al veterinario, y se quedó muy confundida cuando le dijeron que el gato estaba perfectamente. 

Entonces el veterinario le dijo que quizá era Tom el que intetaba decirle algo. 

Sue, que trabaja como enfermera, pensó que ella conocía su cuerpo y se que se hubiera dado cuenta si estuviese enferma. Pero las palabras del veterinario le hicieron pensar, y cuando llegó a casa se dio cuenta de que, de hecho, tenía algo en la clavícula. 

Después de visitar a su médico supo que tenía un tumor. Se trataba de un linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer que afecta al sitema linfático. 

Facebook/Susan McKenzie

Sue fue diagnosticada en agosto de 2014 y poco después la operaron para eliminar el tumor. 

Después de algunas sesiones de quimioterapia está de nuevo sana y recuperada, en gran parte gracias al aviso de Tom. 

”Nunca hubiese imaginado que los animales tienen un sexto sentido para estas cosas", cuenta Sue. 

Facebook/ScunthorpeTelegraph

”Creo que estoy viva gracias a Tom. Él me salvó, a su manera", dice Sue. 

Nuestras mascotas hacen nuestra vida mejor de muchas formas ¿pero cuántos dueños de animales pueden contar que su mascota le ha salvado la vida?

Yo creo que el héroe Tom se merece un gran 'me gusta'. Comparte esta historia con final feliz gracias a este gato genial. Quizá así aprendamos todos a escuchar más a nuestros animales, son mucho más sabios de lo que pensamos. 

 
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>