El jefe se bajó el sueldo para subir el de sus trabajadores. Entonces ellos ahorran 6 meses para comprarle el auto de sus sueños al jefe.

El jefe se bajó el sueldo para subir el de sus trabajadores. Entonces ellos ahorran 6 meses para comprarle el auto de sus sueños al jefe.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

 

Dani Price, director de la compañía Gravity Payments, en Seattle, Estados Unidos, tiene la fama de ser el mejor jefe del mundo.

¿La razón? En abril de 2015 decidió hacer felices a sus 120 empleados incrementando su sueldo mínimo a 70.000 dólares anuales en 2017.

Según explicó Price a the Wall Street Journal, eligió esta cifra porque es una cantidad con la que "una persona puede alcanzar sus metas". Además, él mismo se bajó el sueldo y se puso el mismo sueldo que ellos.

 Ahora, en gratitud a su jefe, sus trabajadores decidieron hacer algo muy especial por él.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Dan Price renunció a su sueldo de más de un millón de dólares para que sus trabajadores en esta compañía de procesamiento de pagos de tarjetas de crédito pudieran cobrar más.

La noticia dio la vuelta al mundo ya que desafortunadamente pocos son los directivos de grandes empresas que renuncian a su propio beneficio personal por el bienestar de sus empleados.

Los trabajadores estaban tan agradecidos que durante seis meses ahorraron dinero para comprarle a Dan el "coche de sus sueños": un Tesla Model S valorado en 70.000 dólares.

Facebook

 

El día que se lo entregaron Dan casi llora de la emoción. Después colgó en su Facebook fotos del flamante vehículo con el siguiente comentario:

"Impactado, todavía no me lo creo. Nunca imaginé que esto fuera posible. Los empleados de Gravity ahorraron durante los últimos seis meses para comprarme el coche de mis sueños. Un hermoso Tesla azul nuevo. Todavía en shock. ¿Cómo empezar a darles las gracias?

 

Facebook

 

 Los empleados cuidaron todos los detalles e incluso hicieron un vídeo del momento de la entrega.

En el vídeo uno de los empleados dice: "Nos sorprendió a todos cuando decidió aumentar el salario mínimo para todo el equipo a 70.000 dólares anuales. Un año después hemos decidido cambiar las cartas sobre la mesa y darle un poco de su propia medicina. Ésta es nuestra forma de darle las gracias a Dan por todos los sacrificios que ha hecho por nosotros", dijo uno de los trabajadores en el vídeo.

 

¿Qué te pareció el gesto de los trabajadores? ¿Crees que Dan lo merecía?

¡Comparte su insólito y a la vez maravilloso gesto con los demás para que sirva de inspiración a otros jefes!

 
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>