Ella estaba comprando un vestido para el funeral – entonces la cajera le dice 5 palabras inesperadas

Ella estaba comprando un vestido para el funeral – entonces la cajera le dice 5 palabras inesperadas

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Cuando tienes un día muy malo, puede ser difícil mantener los sentimientos ocultos.

La irritación interna puede afectar a los demás, por ejemplo a la familia, los amigos, los compañeros de trabajo o un desconocido, aunque se pueda sentir natural gruñir en esos momentos, igual no te ayuda a sentir mejor al final del día.

Esta historia se trata de una hija que está devastada tras la muerte de su padre. Esta historia tiene un mensaje importante que nunca debemos olvidar, por eso quiero compartirlo, y quisiera que todo el mundo lo leyese y nos pensemos dos veces lo que decimos la próxima vez que tengamos un mal día.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

”Mi papá se murió tres días antes de la Nochebuena el año pasado. El día después de haber fallecido fui a comprarme un vestido para llevar en su funeral.

En mi trabajo tengo mucho trato con clientes, así que por experiencia propia siento que uno debe evitar que los sentimientos negativos afecten a los que atiendes o nos atienden, por ejemplo en las tiendas y los mercados, ellos no tienen la culpa de nuestro estado de ánimo.

La cajera conversó un poco conmigo, me preguntó cómo estaba y otras cosas cotidianas, le contesté como si el día anterior no hubiera pasado, aunque había sido el peor día de mi vida.

Fuente de imagen: Shutterstock

De repente me dijo algo que me sorprendió mucho. ¿Sabes que me dijo?

”Me gusta mucho tu actitud”.

Sólo esas 5 palabras, y no supe cómo interpretarlas.

Pedí que explicara a qué se refería y me dijo que la mayoría de la gente que va a la tienda está muy irrespetuosa y estresada, no es raro porque toda la actividad en torno a la Navidad tiende a estresarnos.

Fuente de imagen: Shutterstock

Me dijo que yo le parecía una persona positiva y simpática, apreciaba la energía positiva que emitía.

Lo sentí un poco agridulce, porque no olvidaré las palabras que me dijo y cómo me hicieron sentir.

Tener un mal día no es excusa para empeorar el día de los demás.

Ser amable y educado con otros, te hace sentir mejor al final del día.”

Fuente de imagen: Shutterstock

Fuente: Hrtwarming

Quizás este mensaje puede hacernos pensar dos veces la próxima vez que tengamos un mal día, ser amable y cortés nos devuelve un buen trato, un mal trato sólo devuelve mala energía. ¡Comparte esta historia si estás de acuerdo!

Si quieres ver más artículos como este ponle "me gusta" al botón de abajo.

 
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>