Ella vendió su auto super barato. Cuando explica porque no puedo dejar de reír.

Ella vendió su auto super barato. Cuando explica porque no puedo dejar de reír.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x90 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:90px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="9792864851"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Historias con finales impredecibles me encantan. Historias que sorprenden me sacan una sonrisa, y eso es justamente lo que esta historia me hace. Yo no sé de donde viene o si es de verdad, pero la risa alarga la vida, ¿cierto? La historia también nos recuerda que lo que se siembra se recoge.      

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- _Between_970x90 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:90px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="6699797651"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

El joven acababa de empezar su primer trabajo y se había ido a vivir a un apartamento. Había tenido la licencia de conducción por algunos años, pero nunca había tenido su propio auto. A él le encantaban los autos así que con un trabajo y con un salario fijo ahora por fin podía comprar su propio auto. Por varias semanas estuvo buscando un auto bueno y de buen precio. Llamó a amigos, revisó avisos y fue a tiendas de autos. Pero no encontraba lo que buscaba y ya se estaba preocupando. El pensó que seguramente había muchos avisos en internet, pero pensó que la competencia iba ser muy grande.
”Pero en cualquier momento puedo tener suerte”, pensó el hombre.

Él encontró varios avisos, pero nada de buen precio. Pero luego, de pura casualidad, se metió a un anunció de un auto muy lindo – y el precio estaba muy bueno. No lo podía creer.

Era un aviso de un Porsche casi que nuevo. ¿El precio? 50 dólares. El hombre se sorprendió y pensó que se habían equivocado en el aviso. Porque aunque el auto hubiera costado 500 dólares hubiera sido muy barato.

De una vez el hombre tomó el teléfono y llamó a la mujer que vendía el auto. Él se esperaba una respuesta negativa.
– Hola, ¿yo quisiera saber si este auto está a la venta? ¿El precio de verdad es 50 dólares?, dijo el hombre.

– Hola, si es mi Porsche que está a la venta. Y el precio es correcto. Está aquí en el garaje. Lo puedes venir a mirar.

El hombre no sabía como actuar. Pero se calmó y respondió que iba a pasar por la tarde a mirar el auto.

El anotó la dirección y revisó el bus que tenía que tomar. Cuando llegó a la casa tocó la puerta y una mujer mayor abrió. Ella lo llevó al garaje donde estaba el Porsche.

Él hombre se sorprendió cuando se dio cuenta que no era mentira, el auto estaba casi que nuevo. Con cuidado preguntó si lo podía manejar. ”Claro que si”, respondió la mujer y le dio las llaves.

Y el Porsche andaba como un sueño. Cuando regresaron a la casa el sacó la billetera y pagó el precio de 50 dólares. La mujer le dio los papeles del auto y estaba listo todo. Ya era su auto.

Pasaban las semanas y el hombre disfrutaba se du auto. Pero no podía dejar de pensar porque la mujer lo había vendido tan barato. Así que él se fue a la casa de la mujer y tocó la puerta y le preguntó. La mujer respondió con una sonrisa:
– Mi esposo me dejó por una mujer mucho más joven, su secretaria. Lo único que dejó fue un papel con instrucciones que tenía que vender la casa y el auto – y mandarle el dinero.

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>