Ellos dicen que viven en un establo, pero cuando abren las puertas lo que veo me deja fascinada. ¡Maravilloso!

Ellos dicen que viven en un establo, pero cuando abren las puertas lo que veo me deja fascinada. ¡Maravilloso!

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Muchos tomaron por locos a estos dos hermanos cuando decidieron comprar un antiguo establo en lo alto de una colina en una alejada zona de Extremadura, en España. Situado sobre una colina, la antigua estructura ganadera estaba en ruinas y allí no llegaban suministros de agua ni gas. Ambos soñaban con una vida en el campo. Se habían criado en la ciudad, pero siempre vivieron en contacto con la naturaleza gracias a su padre, oriundo de una zona rural. Ellos veían mucho más que viejas piedras y tablones carcomidos. Lo que hicieron fue aprovechar los regalos que les ofrecía la naturaleza. Tienes que ver el resultado porque es una de las cosas más maravillosas que he visto, ojalá pudiera vivir algún día en un lugar como este.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Estos dos hermanos transformaron este viejo establo, normalmente utilizado para guardar el ganado, en una lujosa vivienda inspirada en la idea japonesa de desdibujar los límites entre el exterior y el interior.

Esto consiste en integrar la estructura en la naturaleza, algo que ellos han logrado hacer prodigiosamente a través del agua.

Dos arroyos atraviesan la propiedad y fueron canalizados a través de la casa. Gran parte del agua confluye hasta el antiguo abrevadero, que se ha integrado en el interior de la estructura a modo de patio.

La familia puede así abrir las puertas en verano para que refresque el ambiente e invada el hogar con el mágico sonido del agua.

El agua, que es simplemente filtrada para eliminar residuos, alimenta todos los grifos de la casa. Es agua pura así que es potable.

La casa cuenta con paneles solares, pero también con turbinas integradas en las caídas de torrente, lo que proporciona energía a la casa sobre todo en los días sin sol.

El agua atraviesa toda la casa y va hacia el exterior, donde es utilizada para el riego de cultivos que alimentarán a la familia.

Los grandes ventanales hacen que la luz interior sea espectacular y el agua que fluye por dentro genera reflejos en las paredes que dan al interior una atmósfera mágica.

El resultado de todo esto es una casa que da la sensación de ser un inmenso ser vivo integrado. Como un elemento más, la madre naturaleza sigue su curso en forma de agua a través de ella. Un formidable trabajo arquitectónico.

¡Qué maravilla poder vivir en un lugar así!¿Qué opinas tú? ¡Comparte esto a ver qué piensan tus amigos!

Si quieres ver más artículos como este le puedes poner “me gusta” al botón de abajo.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>