Esta madre escribe una emotiva carta que alaba el difícil trabajo diario de los policías.

Esta madre escribe una emotiva carta que alaba el difícil trabajo diario de los policías.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Hace poco me encontré esta carta cuando estaba leyendo artículos por internet, y no pude contener las lágrimas. Mi abuelo era policía y mi madre me ha contado sobre lo difícil que era crecer con un padre que trabaja con algo que requiere tanto de uno.

En la carta que puedes leer traducida abajo, una señora cuenta sobre su esposo, que es policía, y las cosas diferentes que le pasan como oficial cada día, a veces se trata de convencer a una persona que se quiere suicidar de que aún hay algo por lo que seguir vivo, o niños con miedo porque sus padres son drogadictos. Los policías viven bajo mucha presión, mucha gente olvida que lo hacen sin aspiraciones de volverse ricos o famosos, el esposo de esta señora se hizo policía porque quería proteger a otros y contribuir a una mejor sociedad. Lee la carta de la señora abajo y compártela si a ti también te ha llegado al alma.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
imgur

 

Hoy he limpiado el armario de mi esposo, como siempre hago una vez al mes, pero cuando estaba limpiando algo me ha hecho quedar paralizada y pensativa: los uniformes de mi marido.

Mi marido no ha escogido llevar el uniforme para volverse rico o famoso, lleva su viejo Mitsubishi abollado al trabajo, que está arreglado con cinta adhesiva y no lleva tapacubos. Usa ese auto para que yo pueda usar el otro más nuevo.

Odia el café y ponerle multas a la gente, no maldice y tampoco le gustan las rosquillas. No tiene días típicos de trabajo, su oficina es el auto de policía y su ordenador está en el auto.

Algunos días le toca consolar a víctimas de violencia sexual, otros días persigue a alguien que ha disparado a su novia embarazada. Otros días tiene que convencer a alguien de no suicidarse y de que vale la pena seguir vivo, a veces entra a apartamentos llenos de basura e insectos, aguantando el hedor, para hallar a un narcotraficante que vive allí con cinco niños.

Ha habido días en los que regresa a casa con mordidas de hormigas por haber salvado a una familia de una inundación repentina atascada en su auto, otros días salta cercas altas persiguiendo algún criminal.

Hay días que lo llaman para detener peleas en algún apartamento sin saber si le recibirán con armas apuntadas en su cara, también hay días que pasea con su bicicleta y se alegra por cosas pequeñas, le encanta cuando un desconocido dice algo amable o cuando un restaurante le invita al almuerzo.

Siempre me cuenta cuando esas cosas suceden.

Tiene dos hijas que lo aman y dos hijos que están muy orgullosos de él, sus dos nietos lo llaman Poppa y Pa Janson, además tiene un perro llamado Nala al que quiere mucho. 

A veces me molesto porque deja su ropa en el baño, su mochila de cambio y su pistola visible, hace mucho tiempo, cuando solía trabajar de noche, me despertaba el sonido de cierre mágico cuando se quitaba el chaleco antibalas y me molestaba.

Hoy en día pienso más en las familias que son como la mía y que desean poder oír el sonido de cierre mágico que se abre de nuevo. 

Fuente: Hrtwarming

 

Ayúndamos a compartir esta emotiva carta en reconocimiento a todos los policías que velan día a día por nuestra seguridad.

 

Quieres leer más historias como esta sólo dale “me gusta” abajo.

 
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>