Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Fallecen el mismo día cogidos de la mano tras 58 años de vida juntos.

Esta historia podría ser el final de una romántica película de Hollywood, pero es tan real como sus protagonistas, George y Ora Lee Rodríguez. Esta pareja, después de 58 años de matrimonio, ha fallecido casi al mismo tiempo, cogidos de la mano. Y es que a veces la realidad supera la ficción.

George y Ora Lee Rodríguez, un matrimonio de San Antonio, en Texas, Estados Unidos, se conocieron cuando eran adolescentes.

Fuente de la foto: Youtube

 

Se casaron, formaron una familia y compartieron una larga vida en común.

Fuente de la foto: Youtube

La pareja tuvo tres hijas. 

Fuente de la foto: Youtube

 

Habían celebrado 58 años de casados el pasado 1 de junio. Después de casi seis décadas juntos, los dos habían desarrollado demencia, según cuenta una de sus hijas a medios locales. 

Fuente de la foto: Youtube

 

 

George sufrió una embolia recientemente, tuvo que ser hospitalizado y Ora decidió permanecer a su lado en la misma habitación, cada uno durmiendo en una cama del hospital. Unos días después de su 58 aniversario, George falleció, mientras dormía, rodeado de sus hijas y nietas. Tres horas después, Ora Lee falleció cogida de la mano de su marido, según ha informado el canal local KABB. 

Fuente de la foto: Youtube

 

“Son historias muy inspiradoras que te hablan del amor incondicional e infinito que puede tener una persona hacia su esposo o esposa y deja claro que también es posible morir de amor”, ha declarado la psicóloga y especialista, Alicia Lareu, según informa el periódico La Vanguardia

Georgia Pérez, hija del matrimonio, ha comentado que su madre solía decir que ella se “llevaría a su padre por delante el día que muriera o viceversa”, pero nunca imaginó que se convertiría en realidad.

Otra de las hermanas, Corina Martínez, dice que la escena final de sus padres es difícil de creer y que les deja una gran lección de vida:

“Es algo que solo ves en las películas, yo no imaginaba que nos pudiera suceder a nosotros”.

En el dolor de despedir a tus padres, saber que se han querido tanto hasta el final y que se han ido juntos, como querían, debe de ser un gran consuelo. Y digno de la película más romática.

Comparte esta conmovedora historia para que todos la conozcan.