Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

El peluquero peina a la chica cuando descubre esto. Ahora se le advierte a todos los padres.

Hace ya un tiempo que se venía hablando de ello y recientemente estudios científicos lo han confirmado: los piojos ya no son lo que eran, se han vuelto resistentes y amenazan el cuero cabelludo de personas de todo el mundo. La presencia de superpiojos, resistentes a los productos empleados hasta el momento para combatirlos, ha sido constatada al menos en 25 estados de Estados Unidos, donde cada vez más padres acuden desesperados a clínicas para tratarlos o adquieren costosos productos.

Según científicos de Estados Unidos, los productos para acabar con los piojos eran un 100% efectivos en 2000, pero en 2013 sólo funcionaban en un 25% de los casos, según Littlethings.

Peluqueros aseguran estar encontrando a estos bichos chupasangre incluso en clientes adultos. Según la publicación Everyday Health, “Los piojos pasan de persona a persona cuando la gente comparte artículos personales como peines, toallas, ropa, sombreros y cepillos”.

Esta situación tampoco es una sorpresa para muchos investigadores en otras partes del mundo. Ya en 2010, la Academia Española de Dermatología y Venereología advertía de la cada vez mayor resistencia de los parásitos cutáneos, especialmente de los piojos, al uso de insecticidas. Debido sobre todo a su uso “indiscriminado”.

Las infestaciones por piojos son una preocupación especialmente para los padres en verano y con el desarrollo de resistencias, cada vez son más necesarias nuevas alternativas para combatirlos.

Sin embargo, los médicos afirman que la prevención es la mejor defensa. Hay que enseñar a los niños a que eviten compartir almohadas, sombreros y cepillos. Los adultos también tienen que tomar conciencia de esto.

Además, hay que estar atentos a cualquier signo de advertencia, como un picor persistente y un cuero cabelludo irritado.

Aquí puedes ver un vídeo sobre los piojos:

Si te parece importante la noticia por favor difúndela compartiéndola con los demás. De esta forma tal vez podemos hacer que la gente se cuide más de los piojos.