Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Su campañero no tenía dinero para comer en el colegio – él se da cuenta y hace algo hermoso

Dylan es un niño que un día tomando su almuerzo notó que un compañerito llevaba días trayendo únicamente una pieza de fruta.

El asunto le dejó preocupado, así que un día pidió a su madre en su casa de Albuquerque, en Nuevo México, si podía hacer otro almuerzo para invitar a un compañero.

“¿Puedes hacerle comida a él también? No creo que tenga dinero para el almuerzo”. El niño tenía razón.

En efecto, la madre del niño al que se refería estaba desempleada. A partir de ahí, Dylan fue todos los días al colegio con dos almuerzos.

La madre estaba muy orgullosa de su hijo, así que compartió lo sucedido en su cuenta. Comentó que ella atravesó una situación similar y le habría gustado recibir esa ayuda.

Un día la madre del niño se enteró y ambas se conocieron. Con el tiempo consiguió un trabajo y quiso resarcir su deuda con ella, pero ésta se negó. También rechazó quedarse con el dinero que le ofreció el equipo de volleyball para financiar las comidas, en su lugar lo donó al comedor.

Sin duda este pequeño tan bondadoso tiene un buen ejemplo a seguir con una madre tan atenta. Por favor, comparte su pequeño gran gesto, quizás inspira a otros a ayudar a aquellos que más lo necesitan.

Si quieres ver más artículos, dale a me gusta abajo ;)