Fue invitada al reencuentro del colegio. Su respuesta a los acosadores es aplaudida por miles.

Fue invitada al reencuentro del colegio. Su respuesta a los acosadores es aplaudida por miles.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Han pasado 20 años desde que Annica, de 36 años en la actualidad, estudió la secundaria en el instituto. Fue un periodo duro para Annica ya que sufrió acoso escolar. Cuando Annica, esta primavera, recibió una invitación para asistir a un reencuentro de antiguos compañeros de clase, los que la tan mal la trataron, se quedó muy sorprendida de ser invitada. Después de la sorpresa inicial decidió contestar a sus acosadores.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- _Between_970x90 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:90px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="6699797651"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Han pasado ya 20 años desde que Annica estudiaba secundaria. Tenía 14 años cuando comenzó el maltrato en su clase del instituto, en Suecia.

– Para mí mi tiempo de la secundaria me rompió hasta el punto que de cuando terminé no quedaba mucho de lo que yo había sido antes de comenzar. La soledad y la desesperanza era el sentimiento constante en mi vida, algo con lo que tenía que lidiar cada día, cuenta Annica al periódicoAftonbladet.

Después del primer curso, cambió de clase, lo que ayudó mucho. Pero Annica aún tenía muchos pensamientos negativos sobre sí misma.

Esta primavera recibió una invitación de Facebook para un reencuentro de antiguos compañeros de clase, con sus acosadores. Después de pensarlo, decidió contestar a esas personas que tan mal se habían portado con ella con un mensaje en el muro del evento de Facebook, donde todos podrían leerlo.

Aquí está su mensaje:
“Querida clase 9C. Gracias por la invitación a la fiesta del 20 aniversario. Aunque hace mucho que terminamos la secundaria, a veces siento como si fuese ayer. Qué bien que os vayáis a ver otra vez para recordar aquellos buenos momentos. Para mí fue el peor periodo de mi vida. ¿Os acordáis de que yo cambié de clase? Fue para evitar el silencio repentino que se producía cuando pasaba por los pasillos, las risas a mi espalda, y las miradas frías en la clase. Lo que hacíais en la clase tiene un nombre, se llama maltrato escolar o bullying. Lo peor con el acoso es que nunca termina realmente de desaparecer. Ni siquiera después de 20 años. Yo aún puedo escuchar esas voces en mi cabeza diciéndome que no valgo nada, aunque yo lógicamente sé que eso no es así. Pero seguro que hoy sois buenas personas. Quizá algunos tenéis hijos. En ese caso, espero que ellos no tengan que pasar por lo que es tener un nudo en el estómago cada mañana que tienen que ir a la escuela, porque eso no se lo merece nadie.

P.D. En lugar de emplear el dinero en un viaje a Estocolmo para este reencuentro, he decidido donar el dinero a la organización Amigos que trabaja en la ayuda a niños que reciben algún tipo de maltrato psicológico o físico por parte de sus compañeros de clase.”

La publicación de Annica ha sido compartida por la organización Amigos (Friends) en su página de Facebook y ha sido aplaudida por miles de personas. Más de 5000 personas la han compartido y han conseguido más de 39 000 “me gusta” en sólo unos días.

Annica cuenta al periódico Aftonbladet que le dio un poco de miedo contestar a sus acosadores pero a la vez se sintió bien por contarlo.

Después de su mensaje muchos compañeros se han puesto en contacto con ella personalmente, pero Annica dice que le hubiera gustado que más lo hubiesen hecho.

Aún hoy Annica se siente mal muchas veces por el acoso que sufrió siendo estudiante, pero hoy se siente más fuerte.

Yo creo que estuvo muy bien que Annica escribiese este mensaje, muestra fortaleza y valentía. Espero que esto pueda ayudar a otras personas que estén o hayan estado en la misma situación y que sirva de inspiración. No podemos aceptar que esto ocurra. Compártelo para aplaudir lo que hizo Annica y para que el acoso acabe de una vez por todas.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>