Han estado casados 21 años pero ella quiere que él salga con otra. Me derrito de amor al entender la razón

Han estado casados 21 años pero ella quiere que él salga con otra. Me derrito de amor al entender la razón

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_TOPP_580x400 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:580px;height:400px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="9118570457"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Esta pareja ha estado casada durante 21 años. Pero llega un día cuando la esposa quiere que su esposo salga con otra mujer. Cuando entiendas la razón te vas a derretir de amor. Yo no sé si la historia ha ocurrido en la vida real. Pero e parece que tiene un mensaje tan lindo que la quiero compartir con ustedes. La historia nos enseña mucho de la vida, nos enseña que tenemos que apreciar a nuestros seres queridos.  

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_580x400 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:block" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="5017488855" data-ad-format="auto"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Así cuenta el esposo la historia:

“Después de haber estado casados durante 21 años mi esposa quería que invitara a otra mujer a cenar y que la llevara a cine. Ella me dijo, ”yo te amo, pero yo sé que esta otra mujer te ama y quisiera pasar un poco de tiempo contigo”.

La mujer la cual mi esposa quería que viera era mi mamá. Ella había sido viuda durante 19 años. Por mi trabajo y mis tres hijos sólo la había podido visitar unas pocas veces. Esta noche la llamé y la invité a cenar y a ir a cine.

”¿Algo ha pasado, estás bien?”, me preguntó.

”Me gustaría pasar un poco de tiempo contigo, respondí.

”Que estemos juntos, sólo tu y yo”.

Ella lo pensó un rato y luego dijo: ”Sí, me encantaría”.

Ese viernes después del trabajo estaba bastante nervioso cuando fui a buscarla con el auto. Ella se había arreglado el pelo y tenía el mismo vestido que tenía cuando celebró su último aniversario de boda. Estaba sonriendo, parecía un ángel.

”Yo les conté a mis amigos que me iba a ver con mi hijo y quedaron con las bocas abiertas”, dijo mientras se montaba al auto. ”Tienen muchas ganas de saber todo sobre nuestro encuentro”.

Fuimos a un restaurante, no muy elegante, pero si muy acogedor. Mi mamá me tomó del brazo como si fuera una ”first lady”. Después de habernos sentado le leí el menú en voz alta. Ella sólo podía leer letras grandes. Cuando levanté los ojos vi como me estaba mirando. Tenía una sonrisa llena de nostalgia. ”Era yo la que te leía el menú cuando tu eras pequeño”, dijo. ”Entonces ahora es tiempo que tu te relajes y que me dejes hacer lo mismo por ti”, le respondí.

Tuvimos una conversación muy agradable durante la cena – nada extraordinariamente, pero nos contamos todo lo que había pasado en nuestras vidas los últimos años.

Hablamos tanto que no vimos nada de la película. Cuando más tarde llegamos a su casa me dijo: ”Yo salgo contigo de nuevo, pero sólo si me dejas invitarte.

Yo respondí que sí.

”¿Cómo fue tu cita?”, me preguntó mi esposa cuando regresé a casa.

”Muy bien, fue mucho mejor de lo que había pensado”, respondí yo.

Algunos dias después mi mamá tuvo un ataque del corazón y se murió. Pasó tan repentino que no tuve tiempo de hacer nada por ella.

Más tarde, recibí un copia de un recibo del mismo restaurante donde yo y mi mamá habíamos cenado. En una nota decía:

”Yo pagué esta cuenta con anticipación. No estaba segura que pudiera estar ahí; pero pagué por dos platos – uno para ti y otro para tu esposa.

Tu no sabes cuánto significó esa noche para mí.

”Yo te amo, hijo mio”.

En ese momento entendí la importancia de a tiempo decir ”te amo”, y la importancia de pasar tiempo con los que quieres, así como se lo merecen.

Nada en la vida es más importante que la familia.

Comparte esta linda historia con tus amigos de Facebook.

 

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>