Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Critican a anciano por no ser “ecológico” – su respuesta debería se compartida por todos los mayores de 50

A menudo escuchas que los milenials se enorgullecen y presumen de ser la "generación verde". ESto implica que son más ecológicos que otras generaciones. 

Les gusta pensar que reciclan y son más respetuosos con el planeta, mucho más que sus padres.

¿Eso es verdad? Muchos de los que pertenecen a la generación X seguramente no están de acuerdo.

Esta historia sobre la respuesta de un anciano a una cajera que lo criticó por no ser lo suficientemente "ecológico" es un ejemplo. La cajera dijo que su generación fue irresponsable ecológicamente, pero este anciano tiene una o dos cosas que decir al respecto.

Esta historia es una leyenda urbana que ha rondado en internet por un tiempo. No sabemos a ciencia cierta si es una historia real, pero es tan buena que teníamos que compartirla.

A ver qué te parece.

En la cola para pagar en una tienda, la cajera me dijo que debería traer mi propia bolsa, porque las bolsas de plástico no son buenas para el medioambiente. Me disculpé y le expliqué que “no teníamos bolsas ecológicas en mis tiempos”.

Entonces ella respondió: “Ese es nuestro problema hoy. Las anteriores generaciones no se preocuparon lo suficiente del medioambiente”.

Claro. ¿Cómo no? Nuestra generación no tenía cociencia ecológica…

Entonces, se devolvían las botellas de leche, las de refresco y cerveza a la tienda. La tienda las enviaba a una planta donde eran lavadas y esterilizadas, para que la compañía las rellenara y usara las mismas botellas una y otra vez. Éstas realmente se reciclaban. 

Pero no tenían esa conciencia ecológica.

En mis tiempos subíamos las escaleras, porque no había escaleras eléctricas o ascensor en cada tienda o edificio. Íbamos caminando a la tienda y no nos subíamos a un automóvil de 300 caballos cada vez para recorrer sólo dos manzanas.

Entonces lavábamos los pañales de los bebés porque no teníamos los desechables. La ropa se secaba al aire, no en máquinas secadoras de 220 voltios, sino con la energía del viento y del sol, además no siempre era ropa nueva.

En el pasado teníamos sólo una televisión o radio en la casa, no una TV en cada habitación. Y la TV tenía una pequeña pantalla del tamaño de un pañuelo, no del tamaño del estado de Montana. En la cocina se batía y se picaba a mano, porque no teníamos máquinas eléctricas para todo.

tvn

Cuando se empacaba un objeto frágil para enviarlo por correo, se usaba para envolverlo un viejo periódico, no espuma o papel de bolas de aire.

Entonces, no se usaba un motor con gasolina para cortar el césped sino una cortadora impulasda a mano. La gente se ejercitaba trabajando, así que no necesitaban ir a un gimansio o correr sobre cintas andadoras que usan electricidad.

Bebíamos de fuentes cuando teníamos sed, en lugar de usar botellas de plástico cada vez que se bebe agua. Se recargaban los bolígrafos con tinta en lugar de comprar nuevos y se sustituían las cuchillas de las afeitadoras en lugar de tirarlas porque la cuchilla se desgastó.

Entonces la gente tomaba el autobús, y los niños iban en bicicleta a la escuela o en el autobús escolar en lugar de convertir a sus madres en un servicio de taxi las 24 horas. Tenían sólo un enchufe en la habitación no una gran cantidad de ellos para enchufar una docena de aparatos. Y no se necesitaban las computadoras para recibir señales desde satélites a 2.000 millas de distancia en el espacio para así encontrar la pizzería más cercana.

¿No es triste que la actual generación se queje tanto de lo contaminantes que eran las antiguas generaciones tan solo porque no tenían la bolsa ecológica?

¡Si estás e acuerdo con este hombre y disfrutaste con su respueta, por favor, compártelo para honrar todos aquellos que vivieron esos días en los que las bolsas y cosas “eco” no existían!