La familia le prometió un hogar pero la encadenó y la trató como a una esclava. 5 años después consiguió escapar y hoy vuelve a sonreír.

La familia le prometió un hogar pero la encadenó y la trató como a una esclava. 5 años después consiguió escapar y hoy vuelve a sonreír.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Zúnduri tiene 23 años y ya ha vivido horrores inimaginables. Esta joven mexicana fue tratada como una esclava durante 5 años en la tintorería en la que fue acogida como una hija. Entró a trabajar allí cuando se quedó sola en Ciudad de México, después de romper con su novio. La familia de la tintorería la trató como a una hija al principio, ella incluso llamaba mamá a la dueña. Se fueron ganando su confianza y cuando ya era una más de la familia, salieron a la luz las verdaderas intenciones de la familia, sólo quería una persona para trabajar como esclava en la tintorería. Sus tremendas heridas así lo atestiguan, incluso llegaron a encadenarla. Pero las heridas más graves no son las de cuerpo. El maltrato psicológico fue brutal. El 2015 consiguió salir de ese infierno y ahora vuelve a sonreír, haciendo honor al nombre que ella misma eligió ponerse después de su liberación: Zúnduri, que significa niña hermosa en japonés.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Zúnduri cuenta que todo comenzó cuando se escapó con su novio a los 17 años. La pareja se fue a Ciudad de México, pero la relación no funcionó y al poco tiempo se vio sola en la enorme ciudad. En lugar de volver a casa, se quedó en la ciudad con una mujer que tenían un tintorería, y comenzó a trabajar con la familia.

tintoreria

Al principio, Zúnduri cuenta que la dueña la trataba muy bien, la relación era tan estrecha que la chica comenzó a llamar a la mujer mamá. La mujer supo cómo ganarse su confianza. Sabía que la joven estaba sola en la ciudad, y su situación vulnerable la hacía perfecta para retenerla con buenas palabras, comida, una cama y un trabajo.

Pero poco a poco, el trabajo que ella le pedía se fue incrementando. Primero hacía trabajo en la casa pero no en la tintorería. Luego le fueron dando trabajo de la tintorería también, y acabó teniendo jornadas de trabajo de 16 horas. Y ocasionalmente planchaba ropa durante 20 horas al día.

tintoreria2
Youtube
 

Y mientras el trabajo se incrementaba, la comida decrecía. Zúnduri cuenta que una vez pasó cinco días sin comer nada y que estaba tan hambrienta que masticaba bolsas de plástico de las que usaba para las camisas de los clientes. Dice que sobrevivió con un poco de agua que pudo beber de la plancha. Y en esos momentos, dormía ya en el suelo.
La dueña de la tintorería le decía que si ella era como su madre, entonces podía regañarle y corregirla.

No contenta con eso, comenzó a golpearla y decirle cosas como:

“No, es que tú no tienes derecho a decirme nada porque yo soy como una madre para ti y las madres corrigen a sus hijos”.

Las palizas se hicieron algo habitual.

g1
Youtube
 
g3
Youtube

Pero como suele ser habitual en casos de maltrato físico, todo comienza con un maltrato psicológico, hacen a la víctima sentir que no vale nada y de esa forma se desprecia ella misma y no es capaz de defenderse o huir. El mensaje siempre era el mismo: Tú no vales nada.

“Empezó a decirme: es que tu mamá no te quiere, es que si tu mamá te quisiera estaría aquí contigo, si tu mamá te quisiera te hubiera vuelto a recibir. El hombre con el que te fuiste tampoco, no te quiere porque ni siquiera te aguantó, porque no vales como mujer”, cuenta Zúnduri a CNÑ.

Y después de palizas y humillaciones, cuando pensaba que ya no podían empeorar las cosas, empeoraron. La encadenaron.

“A los animales como a ti así se les trata”, le dijo la dueña de la tintorería, y le puso una cadena al cuello, y después se la pasaron a la cintura, para que pudiera seguir planchando ropa. Zúnduri cree que pasó unos seis meses encadenada.

María Teresa Paredes, abogada de derechos humanos y una de las primeras personas que vio a Zúnduri después de escapar, dijo que se horrorizó por las heridas que tenía la víctima.

“No había una parte de su cuerpo que no tuviera una cicatrices, heridas, rasguños, moretones”, dice la abogada.

g5
Youtube
g4
Youtube

Sus captores usaban la plancha para quemar diferentes partes de su cuerpo. La actriz y activista Karla de la Cuesta, que ahora es una amiga cercana de la víctima, dice:

“Me cuenta que cuando le salían las costras de las quemaduras después se las quitaban, para que le volvieran a sangrar (…) su cabecita, se la lastimaron mucho”, dice De la Cuesta.

En abril de 2015, un día que la mujer que la esclavizó dejó las cadenas un poco sueltas, consiguió escapar.

z1
Youtube

Zúnduri informó a la policía y siete personas fueron detenidas, incluyendo dos menores. Todos eran miembros de la misma familia. Los dos menores fueron después liberados. Los otros cinco adultos se enfrentan cargos de trata de personas y explotación, delitos que se castigan con al menos 40 años de prisión.

La pesadilla terminó pero las secuelas son importantes. Cuando escapó tenía una anemia muy alta y los médicos dijeron que su organismo interno era como el de una persona de 80 años, después de todos los maltratos sufridos.

La propia Zúnduri contó su historia al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio. Viajó al Vaticano en julio para reunirse con el papa Francisco. También ha viajado a otros países como Argentina, donde ella habló abiertamente de su historia de esclavitud.

papa
Youtube

Su ejemplo puedo dar esperanzas a otras mujeres que estén en situaciones similares para que encuentren las fuerzas para escapar.

Ahora, un año después de su liberación, Zúnduri vuelve a sonreír. Su sueño es estudiar en una escuela de gastronomía para convertirse en repostera. Quiere abrir su propia pastelería algún día. Estamos seguros de que lo conseguirá.

sonreir
   

Le deseamos todo lo mejor a esta joven, se merece esta segunda oportunidad de la vida. La vida está por empezar para Zúnduri.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>