La historia de este cachorro muestra por qué tenemos que acabar con las peleas de perros

La historia de este cachorro muestra por qué tenemos que acabar con las peleas de perros

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Ningún perro tendría que sufrir. Pero cuando pasa lo peor, siempre estoy agradecida cuando alguien con buen corazón interviene y se asegura de que nada de esto pase de nuevo. 

Un día, un pitbull de cinco meses se desmayó en el porche de una mujer y ella se dio cuenta de que no podía dejarlo ahí.

Su reacción supuso el inicio de un largo viaje de recuperación para el cachorro. La historia de este perro es importante, porque no solo genera conciencia sobre lo horribles que son las peleas de perros, también demuestra el poder de la transformación.

Un pit bull de cinco meses llamado Jax se desmayó en el porche de Topeka, Kansas, en Estados Unidos.

Nadie sabe cómo llegó ahí, pero los veterinarios sospechaban que había sido abusado o forzado a participar en peleas ilegales de perros.

Jax tenía heridas abiertas en el cuello y uno de sus ojos estaban tan hinchados que no podía abrirlo. La mujer que encontró a Jax inmediatamente llamó a una organización de rescate de animales. Jax fue trasladado a un hospital de animales, donde recibió tratamiento, comida y la oportunidad de descansar. 

La mujer que lo salvó desarrolló un fuerte vínculo con Jax. Cada tarde lo visitó en el hospital y lentamente la chispa regresó a los ojos de Jax. Entonces llegó la buena noticia: Jax se iba a recuperar completamente.

No pude contener las lágrimas cuando vi la transformación de Jax. Es tan lindo saber que nunca será obligado a pelear con otros perros de nuevo. 

Afortunadamente, la nueva familia de Jax le permite hacer lo mejor que sabe: ser dulce, feliz y lleno de alegría.

En el video de abajo (en inglés) puedes ver la espectacular recuperación de Jax.

Realmente, no entiendo cómo la gente puede hacer que los perros peleen entre ellos. Por favor, comparte la historia de Jax para generar conciencia sobre lo cruel que es esta práctica. Con suerte podemos ayudar a detener esta horrible tortura pronto. 

 
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>