La insólita amistad de un lobo y un perro que transformó a toda una comunidad

La insólita amistad de un lobo y un perro que transformó a toda una comunidad

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

A pesar de su increíble belleza y evidentes similitudes con los perros domésticos, todo el mundo sabe que con los lobos no se juega. Así que cuando el fotógrafo Nick Jans y su perro Labrador encontraron a un lobo salvaje detrás de su casa, ambos experimentaron un subidón de adrenalina. 

Cuando el lobo se aproximó al Labrador, Nick tan sólo pudo contener la respiración y observar impotente. Pero lo que no sabía es que aquel día de invierno de 2003 se convertiría en el inicio de una relación que desafió la lógica y que transformó a toda la comunidad.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

En el invierno de 2003, un lobo negro apareció en el área suburbana de Juneau, en Alaska. Pero el lobo no enseñó sus colmillos o gruñó agresivamente. En lugar de eso, parecía buscar compañía.

El fotógrafo de vida salvaje Nick Jans estaba en el porche de su casa cuando vio al lobo por primera vez. A pesar del peligro, el Labrador de Nick fue a recibir al visitante.

Image Source

Skarmavbild 2016-04-14 kl. 16.10.46

Nick, quien había fotografiado y seguido a lobos durante años, inmediatamente supo que aquel ejemplar era salvaje. Así que quedó impactado cuando el Labrador de repente empezó a jugar con él. Corrió a buscar su cámara y empezó a capturar ese fascinante momento. 

Image Source

svenske1

Pasado un rato el lobo regresó al bosque, pero volvió. El lobo venía a casa de Nick a menudo e incluso le seguía cuando iba a esquiar. Según Nick, el animal era muy gentil.

“Este lobo se mostraba relajado desde el principio, como si hubiera caído del cielo cual unicornio", dijo el fotógrafo a National Geographic.

Image Source

romeo9

Transcurrieron los años y Nick pasó mucho tiempo documentando al lobo. Finalmente lo apodó Romeo.

Al principio, muchos de los residentes de este pequeño pueblo desconfiaban de Romeo, pero pronto se dieron cuenta de que era muy diferente a los demás.

Image Source

imgur111

Romeo se hizo muy conocido en el área. La gente llevaba a sus perros al Mendenhall Glacier Park para que conocieran a Romeo. Nunca se dieron incidentes graves.

Image Source

Skarmavbild 2016-04-14 kl. 16.33.55

No sólo Romeo hizo una gran cantidad de amigos perros en Juneau, sino que algunas veces jugaba e interactuaba con humanos.

“El lobo traía consigo juguetes que conseguía. Uno de ellos era un trozo de espuma que Romeo tomó y llevó a un amigo, Harry, para que se lo tirara. Claramente entendía el tipo de comportamientos que vemos en los perros", dijo Nick.

Image Source

romeo8

“Lo más alucinante fue la comprensión de Romeo. No sólo era nuestra comprensión y tolerancia, sino la combinación de la suya y la nuestra, así como la de los perros. Éramos tres especies trabajando juntas para tener una relación armoniosa. Y lo logramos", explicó Nick. 

Image Source

handlade1

Romeo vivió a las afueras de Juneau durante seis años y se convirtió en embajador de la naturaleza y en un potente símbolo para la comunidad.

Image Source

Skarmavbild 2016-04-14 kl. 16.39.59

“Era un lobo salvaje en estado puro. No era una mascota, tal y como algunos insinuaron, que fue liberada en un medio salvaje, porque en ese caso habría venido a nosotros en busca de comida. Era su propio dueño e iba y venía como quería. Algunas veces desaparecía durante semanas. Claramente estaba cazando su comida con gran habilidad", cuenta Nick. 

Image Source

larkey1

Pasados seis años cuando terminó el tiempo de Romeo en la comunidad. Falleció en 2009, pero los residentes nunca olvidarán el modo en que les transformó.

"La vida media de un lobo en un entorno salvaje es de tres años. Romeo ya era adulto cuando apareció y vivió entre nosotros durante otros seis. Así que tenía al menos ocho años cuando murió", dice Nick.

 Image Source

romeo1

Poco después de su muerte, la ciudad de Juneau honró la memoria de este lobo con una placa especial en su nombre. Ésta se encuentra junto al lago que solía frecuentar. ¡Qué gesto tan lindo!

Image Source

wolfe1

Que estas tres especies fuera capaces de vivir en paz y en armonía es muy inspirador. ¡Te demuestra cuán maravillosa puede ser la naturaleza! 

Por favor, comparte esta fascinante historia con tus amigos y familiares para honrar la memoria de Romeo.

En Newsner amamos a los animales y creemos en que deben ser tratados con el máximo respeto. Por favor, comparte esta página si estás de acuerdo. 

 
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>