La mamá le pide al obrero que arregle la caldera. Lo que escribe en el recibo se difunde por todo el mundo.

La mamá le pide al obrero que arregle la caldera. Lo que escribe en el recibo se difunde por todo el mundo.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Tener hijos pequeños siempre implica mucho trabajo. No importa lo juiciosos que sean, siempre hay que hacer algo. Sea lavarles la ropa, ayudarlos con las tareas o cualquier otra cosa. Por eso es bueno ser dos padres para que uno se pueda ayudar y compartir el trabajo. Pero por el momento esto no es posible para Bridget, su esposo es soldado y está por fuera de la casa trabajando. Y claro que fue cuando el no estaba en la casa que la caldera de la casa se dañó.  

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Fuente: Bridget Stevens (Facebook)

Una día cuando Bridget llegó a la casa todo estaba helado y ella rápidamente entendió que la caldera se había dañado.

Todos los que alguna vez han tenido una casa saben que la reparación de una caldera dañada puede costar mucho, pero Bridget no tenía ninguna opción. Ella misma no la podía arreglar y afuera estaba haciendo mucho frío. Tuvo que contactar a obreros (esto normalmente no es nada barato).

Fuente: Bridget Stevens (Facebook)

Ella contactó a una agencia, donde el dueño Paul la acompañó a la casa para ver que era lo que había pasado. Mientras que él trabajaba con la caldera dañada los dos hablaban de sus vidas y Bridget le contó que su esposo es soldado y que estaba por fuera de la casa trabajando.

Bridget no pensó más en la conversación que habían tenido y unos dias después se fue a la oficina para pagar la cuenta del trabajo. Cuando el obrero le entregó la cuenta Bridget quedó muy sorprendida.

Fuente: Bridget Stevens (Facebook)

En la cuenta decía esto: ”Ningún calor. Llamada por la noche. Descuento de militar. 1 dólar.”

En un mensaje en Facebook Bridget cuenta que ella igual trató de pagarle a Paul pero que el no le aceptó el dinero. En cambio él le mandó un saludo a su esposo por el trabajo que hace.

Fuente: Bridget Stevens (Facebook)

En el mensaje, que ha sido compartido más de 7000 veces, ella también escribe
”Gracias Paul Betlyn. Hora mi casa está caliente y linda gracias a ti.”

Es difícil no quedar conmovido con este lindo gesto de este obrero. Este tipo de historias me dan esperanza en la humanidad. No seas tacaño y comparte esta linda historia con tus amigos.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>