La respuesta inesperada del esposo cuando le dieron las fotos desnudas y  retocadas es perfecta.

La respuesta inesperada del esposo cuando le dieron las fotos desnudas y retocadas es perfecta.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Esta historia es tomada de la vida real y es escrita por una fotógrafa. Un día le dieron el trabajo de fotografiar a una mujer de mediana edad que quería sorprender a su marido con unas fotos lindas y profesionales. Pero también quería que el fotógrafo retocara todas sus imperfecciones y arrugas para que ella, en sus propios ojos, se viera perfecta. Obviamente la fotógrafa hizo como le pidieron. Pero luego recibe un e-mail muy especial. Tengo que admitir que se me salieron las lágrimas cuando leí este email que contiene tanta sabiduría y muestra lo que es el amor verdadero.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Esta noche quiero contarles sobre una vez que todo me fue muy mal. Acababa de empezar de tomar fotos de ropa interior y una mujer que tenía alrededor de 40 años me había contactado para que le tomara fotos en un hotel maravilloso en el centro de San Antonio.

Ella era una mujer hermosa, tenía curvas y me parecía que se veía como una diosa, pero como todas las mujeres tenía una exigencia…

Ella vino y me miró a los ojos y me dijo: “Yo quiero que retoques y quites todas mis celulitis, todas mis estrías, todos mis gordos y todas mis arrugas. Quita todo. Ahora quiero verme maravillosa.”

Así que hice como ella me dijo. Pasamos una hora y media juntas, y miramos un montón de diferentes tipos de poses. Luego me fui a la casa y edité todas las estrías, celulitis y arrugas. Yo la convertí en un ejemplo típico, en algo que todas las mujeres sueñan ser.

La navidad se acercaba y la mujer le dio a su marido un album fantástico hecho a mano con 30 de las fotos que habíamos tomado. Tres días después recibí este email:

“Hola Victoria,
Yo soy el esposo de (nombre de la mujer). Yo te escribo porque me acaban de dar un album con fotos que tu le tomaste a mi esposa. No quiero que de ninguna forma pienses que estoy bravo contigo…pero tengo algunos pensamientos que quisiera compartir contigo.

Yo he estado con mi esposa desde que teníamos 18 años y tenemos dos hijos maravillosos. Juntos hemos pasado por tiempos difíciles y buenos y creo … o SÉ, sé que mi esposa tomó estas fotos para ponerle un poco de “sabor” a nuestra vida. A veces ella dice que ella no piensa que yo opino que ella es atractiva y que no se pusiera brava si yo encontrara a alguien más joven.

Cuando abrí este álbum, que ella me dio, mi corazón se hundió completamente. Estas imágenes … aunque son muy lindas y aunque es obvio que tú eres una buena fotógrafa… no son imágenes de mi esposa. Tú hiciste que todos sus “defectos” desaparecieran. Y aunque estoy convencido de que eso es exactamente lo que ella te pidió tú le quitaste todo lo que ha sido nuestra vida.

Cuando le quitaste sus estrías le quitaste la evidencia de que mis niños existen. Cuando le quitaste sus arrugas al mismo tiempo quitaste dos décadas de risa y preocupaciones. Cuando le quitaste sus celulitis le quitaste su amor a la panadería y a todo lo rico que hemos comido estos años.

No digo todo esto para que te sientas mal, tu sólo haces tu trabajo y eso lo entiendo. Yo realmente te escribo para darte las gracias. Ver estas fotos me hizo darme cuenta lo poco que le digo a mi esposa que la amo y que la admiro. Ella casi nunca escucha esto así que pensaba que estas fotos retocadas eran lo que yo quería. Y también pensaba que yo quería que ella fuera de esa forma. Tengo que mejorar y por el resto de mi vida la voy a querer por exactamente la que ella es.

Gracias por recordarme.”

Señoras, yo puedo retocar casi cualquier foto. Pero los quisiera hacer pensar un poco más en cuanto realmente editamos. Nuestros queridos nos quieren y nos aprecian por exactamente los que somos. Este email es
100% real, sentí culpabilidad y lloré como una niña los siguiente seis meses cada vez que leía el email. Quisiera animar a todos a amarse por los que son.

Y, por cierto, si no tienen a nadie que les diga lo hermosos que están justamente esta noche…
Son increíblemente hermosos!!!!

Tonight I want to tell you ladies about a time I messed up really badly. It was back when I first started boudoir, and…

Posted by Victoria Caroline Boudoir on den 12 oktober 2015

Yo no tengo nada para agregar. Sus palabras lo dicen todo. Es tan verdadero. Sean los que son y quieranse. Por favor compartan esta historia para que más gente pueda leer esta historia maravillosa :)

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>