La respuesta que le da al vendedor por teléfono que lo molesta es genial.

La respuesta que le da al vendedor por teléfono que lo molesta es genial.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Yo creo que mucha gente tiene un poco de dificultad con los vendedores por teléfono. Claro, sólo hacen su trabajo. Pero se vuelve un poco pesado cuando llaman 25 veces al día aunque uno no responde. Y cuando uno responde hay que escuchar y escuchar cuando tratan de venderle cosas a uno. Por eso me emocioné cuando encontré esta historia sobre un chico. Un vendedor por teléfono lo llamó y fue muy intenso, pero la forma en que el chico manejó la situación es muy buena. Yo voy a poner este truco en práctica cuando alguien me llama a venderme algo.  

Yo estaba en la casa de un amigo la semana pasada y estábamos viendo una película. De repente sonó su teléfono. Él miró y vio que era un número que no reconocía así que no contesto.

Algún minuto después el mismo número llamó otra vez. Esta vez tampoco contestó. Todo se repitió siete veces durante 20 minutos y varias veces tuvimos que ponerle pausa a la película porque él tenía que ver quién llamaba.

Pero cuando el teléfono sonó por octava vez en 25 minutos mi amigo al fin contestó. Y este fue el dialogo que tuvo:

Mi amigo: Hola, con Andrés.

El vendedor: ¡Hola Andrés! Yo te llamo de la compañía Superteléfonica 12 y quería hablar un poco de tu plan de teléfono.

Mi amigo: Ajá, pero no llamas en un buen momento, ¿pero si me das tu número de la casa yo te puedo llamar más tarde?

El vendedor: Eh… Pues nosotros no podemos dar nuestros números personales.

Mi amigo: Ah vale, ¿supongo que no quieren que la gente los llame y los moleste por las noches?

El vendedor: No, exactamente,…

Mi amigo: ¡Entonces saben como me siento ahora! *cuelga el teléfono*

Ni les tengo que decir que ese vendedor nunca más llamó a mi amigo…

¿Tus amigos también se cansan de vendedores molestones que que los llaman muchas veces? Entonces por favor comparte este truco con ellos.

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.

<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>