Lo encontraron abandonado y sin dientes pero el destino le dio un hogar y una novia.

Lo encontraron abandonado y sin dientes pero el destino le dio un hogar y una novia.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Mongo es un mono capuchino que fue hallado abandonado junto a una autopista en una jaula para mascotas. Quien lo encontró dijo que estaba aterrorizado, le faltaba pelo y sangraba por todas partes, por lo que fue llevado a la Jungle Friends Primate Sanctuary en Florida, Estados Unidos. Lamentablemente, todavía hay gente que tiene a monos como mascota, lo que obliga a que existan santuarios como éste que acoge a 302 primates con pasados tristes como el de Mongo. Como muchos otros antes, él llegó sin dientes, ya que es una práctica común arrancárselos para que no muerdan a sus dueños.  

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
mongo3

Su aspecto atemorizado dentro de la jaula hacía evidente que no había tenido buenas experiencias con los humanos.

Debido a que no tiene dientes, sus cuidadores no pueden ni siquiera saber cuál es su edad. Ojalá él pudiera explicar lo que le pasó.

Una vez en el santuario Mongo empezó a recuperarse. Le alimentaron a base de productos frescos, arroz, legumbres, avena, semillas y frutos secos.

mongo5

Además, tal y como podéis ver en el video que os dejo a continuación, le construyeron una jaula con muchas comodidades.

Muy cerca viven en su jaula cuatro monas capuchinas, y Mongo ya le ha echado el ojo a una llamada April con la que se pasa haciendo ojitos.

April tampoco tiene dientes y puede que muy pronto pueda compartir con Mongo el mismo espacio, donde también vive su amiga Zaira.

De este modo, todos podrán jugar juntos, aunque no tener bebés, ya que en este santuario todos los monos macho son esterilizados.

Aunque el centro se enorgullece de poder dar a estos animales una mejor vida, preferirían que lugares como éste no tuvieran que existir.

Muchos monos llegan aquí en tan mal estado como Mongo, después de que se haya experimentado drogas con ellos o tras ser usados en espectáculos o como mascotas. Con ellos se hacen auténticas crueldades.

mongo

Por favor, comparte este artículo y genera conciencia sobre todo lo que tienen que enfrentar estos maravillosos primates en manos de muchos dueños desalmados.

Fotos

Si crees que es importante difundir el drama que viven muchos monos mascota, por favor comparte este artículo y ayuda a promover el maravilloso trabajo que hacen los voluntarios en este santuario.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>