Madre se despide llorando de la oveja embarazada – de repente grita al ver lo que hay entre la paja

Madre se despide llorando de la oveja embarazada – de repente grita al ver lo que hay entre la paja

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Todos los que tienen la suerte de poder presenciar el milagro de la vida durante un parto, saben que dar a luz puede parecer un poco caótico, no siempre sigue un patrón predeterminado.

Podemos tratar de prever la fecha del parto, pero la naturaleza decide por sí misma y solo hay que aceptarlo, independientemente de que nos guste o no.  Y siempre hay un poco de nerviosismo y preocupación, antes de saber que todo ha salido bien. 

Las mismas emociones sentía Amy Hill cuando su oveja Dotty, de 10 años, estaba a punto de parir. 

No había señales de que nada fuese a salir mal, Dotty había estado embarazada antes varias veces y siempre había tenido crías sanas.

Pero esta, en la granja Snowy River Farmvez, iba a ocurrir diferente.

© Facebook/Snow River Farm

En la granja de Amy, en Nueva Escocia, en Canadá, se dedican en criar a animales sin usar alimentos transgénicos. 

Se cuida de los animales de una manera cariñosa y ecológica. 

Amy Hill tiene muchos animales en la granja, pero Dotty siempre ha ocupado un lugar especial en su corazón, porque es la primera oveja de Amy.

”Fue ella la que me hizo comenzar a querer a las ovejas, es mi mejor amiga y significa mucho para mí”, escribe Amy por Facebook. 

Cuando Dotty estaba embarazada, Amy estaba emocionada por tener unas nuevas ovejitas en la granja. 

Pero después de un tiempo, Amy se dio cuenta que algo iba mal, su preocupación se convirtió en miedo cuando una mañana descubrió que su querida oveja no podía moverse. 

© Facebook/Snow River Farm

”Fui a ver a las ovejas para comenzar con las tareas de la mañana y encontré a mi querida Dotty boca arriba, los ojos se movían de lado a lado y estaba luchando para poder respirar, me apresuré para auxiliarla y le pa puse boca abajo y la ayudé a elevarse, al mismo tiempo llamé al veterinario”, escribe Amy por Facebook. 

Amy sospechaba que le había dado preclamsia, es más común en animales que paren varias crías a la vez.

Anteriormente, Dotty había dado a luz a dos crías, aquella vez todo salió bien, pero este parto se estaba convirtiendo en una pesadilla.

Amy fue a buscar unas medicinas necesarias para dárselas a Dotty, pero luego sólo pudo quedarse esperando.  

Lamentablemente, Dotty estaba inmóvil y en el vientre nada se estaba moviendo. 

Amy estaba cerca de rendirse y se estaba preparando para despedirse de Dotty y los corderos que aún no habían nacido, no había mucho más que podía hacer, iba a tomarse un tiempo hasta que llegara el veterinario. 

”La idea de tener que sacrificarla me estaba atormentando por mucho tiempo, le dimos una última inyección con la esperanza de provocar el parto y que salieran los corderos, verifiqué el estado de Dotty varias veces, pero nada sucedió”, dice Amy. 

Amy estaba a punto de perder la esperanza, y se centraba sólo en cuidar y consolar a Dotty en sus últimos momentos, pero entonces cambió todo.

Justo cuando se acercó a la oveja, pudo ver cómo algo se movía en la paja.

Comenzó a contar a los pequeños... ¡Uno, dos, tres...cuatro!

© Facebook/Snow River Farm

Cuatro ovejitas pequeñas, bonitas y aún húmedas descansaban al lado de Dotty, activas, sanas y hambrientas. 

”Me dio escalofríos, no voy a mentir, lloré durante media hora cuando los encontré esta mañana, el alivio de aún de tener a mi chica con nosotros y que nos haya bendecido con cuatro corderos pequeños (tres machos y una hembra), es una sensación de felicidad inmensa", dice Amy. 

© Facebook/Snow River Farm

Y en cuanto a Dotty, ha recibido muchos halagos y merece jubilarse con este acto valiente, Amy dice que éste ha sido su último parto.

Dotty merece ahora definitivamente una vida tranquila en su finca, junto a sus crías. 

© Facebook/Snow River Farm

¿Verdad que es maravilloso ver cómo esta historia hya tendio un final feliz? Comparte el artículo por Facebook para que más personas puedan leer sobre Dotty la valiente y sus cuatro pequeños milagros :)

Si quieres ver más artículos como este ponle "me gusta" al botón de abajo.

 
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>