Mujer se va de casa tras una pelea - 2 días después encuentra una carta de su marido que lo cambia todo

Mujer se va de casa tras una pelea - 2 días después encuentra una carta de su marido que lo cambia todo

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Después de un largo y estresante día de trabajo, vuelve el padre agotado a su casa. 

Lo único que quiere es sentarse en su sillón favorito y ver a su equipo preferido jugar al fútbol. No quiere ni oír los gritos de los niños ni ayudar en las tareas domésticas. 

Su mujer, al ver la poca disposición del marido a ayudar, se irrita y todo termina en una gran bronca. 

No era la primera vez, pero en esta ocasión fue excesivo y la mujer decide marcharse de casa. 

No vuelve por la noche a casa, ni tampoco lo hace a la mañana siguiente. 

Pixabay

El mundo del marido de repente se colapsa y tiene que hacerse él solo cargo de todo. Después de dos días solo con los niños, decide sentarse y escribir una carta a su mujer. 

Mi amor:  

Hace dos días tuvimos una gran pelea. Vine del trabajo a las 8 de la tarde y solamente quería ver el partido de fútbol. 

Cuando te miré estabas agotada y de mal humor. Los niños mayores se estaban peleando y mientras tú tratabas de acostar al más pequeño. 

¿Qué hice yo? Subí el volumen de la televisión.

La disputa continuó y tú comenzaste a llorar. Estabas tan agotada y cansada. Te dijé cosas terribles y tú me gritaste. Finalmente recogiste algunas cosas y te manrchaste de casa. Me quedé solo en el salón con los niños. 

Me vi obligado a hacer la cena y acostar a los niños. No volviste tampoco por la mañana así que tuve también que hacerme cargo de todas las tareas de la casa. 

He experimentado un gran estrés y frustación. 

He comprendido lo que es estar en casa todo el día sin casi tener tiempo para darse una ducha.

He aprendido a calentar la leche, vestir a los niños y limpiar la cocina al mismo tiempo.

He sabido lo que es estar todo un día entero sin intercambiar una sola palabra con una persona mayor de 10 años.

He aprendido a comer al mismo tiempo que hacía las mil cosas que los demás me pedían. 

He comprendido lo que es estar exhausto y querer dormir 20 horas seguidas, sin poderlo hacer porque me despertaba a las tres horas un bebé llorando. 

Durante dos días y dos noches me he puesto en tu piel y ahora puede comprenderte. 

Entiendo tu cansancio. 

Pixabay

Entiendo que ser madre supone un sacrificio continuo.

Comprendo que es mucho peor que estar trabajando 10 horas seguidas tomando decisiones económicas.

Entiendo lo frustante que es cuando uno no llega a todo y necesita la ayuda de su pareja.

Entiendo lo frustante que es cuando no tienes tiempo para quedar con tus amigos, entrenar o dormir toda una noche. 

Entiendo el sentimiento de estar atado a una casa todo el día, cuidando a los niños mientras ves tu vida pasar.

Comprendo la irritación que te produce cuando mi madre te critica por tu forma de educar a los niños. Nadie entiende mejor a sus hijos que su propia madre.

Entiendo que ser madre supone cargar con una de las mayores responsibilidades que existen. Una carga que pocos aprecian y que consumen mucho. 

Te escribo esta carta no solo para que sepas lo mucho que te echo de menos sino para prometerte que no habrá ni un solo día que no pase sin decirte eso:

"Eres un mujer fantástica y valiente. Una maravillosa madre y esposa y te admiro". 

Esta carta abierta se ha difundido por internet y es la aunténtica admiración de un marido hacia su mujer. Él no había entendido el enorme y valioso trabajo que ella hacía en casa hasta que se vio obligado a ponerse en su piel. 

Espero que todos lo que lean esta carta entiende el importantísimo trabajo que hacen los que se quedan en casa y cuidan a los hijos. 

PublicDomainPictures

¡Comparte si opinas que todos los papás y mamás se merecen todos los elogios del mundo!

 
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>