Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Los padres lo echaron de la casa por ser gay. Cuando veo su revancha me da escalofrío en todo el cuerpo.

Jonathan Allen sólo tenía 18 años cuando sus padres lo obligaron a irse de la casa. La razón era que no les gustaba que el era gay. Pero cuando se paró en el escenario les hizo dar escalofrío. Ninguna persona debe ser tratada diferentemente debido a que persona quiere o no quiere.  Por eso se siente tan bien que Jonathan tenga esta revancha. Ojalá pueda inspirar a más personas en situaciones similares. ¡Vamos Jonathan!  

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.

 

Leer más sobre