Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Un chico se pone delante de la tele. Ahora mira sus pies cuando empieza esta clásica escena cinematográfica.

Pocos finales son tan clásicos como el de la película “Dirty Dancing”. Me acuerdo verla una y otra vez, deseando poder bailar como los actores de la película. Al crecer, mis sueños de convertirme en bailarín disminuyeron, lo que probablemente fue lo mejor. Pero este chico podría tener un futuro prometedor en el baile...

Tan sólo hace falta mirar cómo se mueve, especialmente a partir del segundo 27” en este video. ¡No te lo pierdas!

Demos a este niño la atención que se merece dándole like al botón de abajo.