Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Joven viaja en avión con un hombre controlador – entonces la azafata le entrega una nota en secreto

Shelia Fedrick ha trabajado como azafata de vuelos durante muchos años y está acostumbrada a lidiar con muchas situaciones volátiles que pueden darse durante el vuelo. 

Aun así, recientemente lidió con algo que nunca imaginó que tendría que enfrentar.

Shelia notó a una adolescente que subió al avión en compañía de un hombre más mayor. El hombre estaba bien vestido y parecía correcto, contrariamente a la adolescente, que no parecía estar muy bien.

"Algo en el fondo de mi mente me dijo que algo no estaba bien", dijo Sheila a WTSP News.

"Él estaba bien vestido, esto es lo que me llamó la atención; que él estuviera bien vestido y ella despeinada y fuera de si", añadió. 

Cuando Shelia habló con la chica notó que fue el hombre quien contestó en su lugar. Era obvio que controlaba por completo a la chica. 

Shelia secretamente susurró a la chica que fuera al baño, donde le dejaría una nota secreta cerca del espejo.

Cuando Shelia fue al lavabo minutos después, descubrió la estremecedora nota de la chica: "Necesito ayuda", había escrito detrás.

Shelia informó rápidamente al piloto de la situación de emergencia y cuando el avión aterrizó, la policía ya estaba lista para detener al hombre.

La chica debía tener unos 14 años y pasó a manos de las autoridades. Shelia le dio su número de teléfono y la agradecida adolescente la llamó algunas semanas después para agradecerle su ayuda.

Resultó que era una víctima del tráfico de personas.

Shelia ahora decidió compartir su historia para ayudar y entrenar a otras azafatas a detectar señales de tráfico.

La ONU estima que cerca de 1,2 millones de niños son víctimas del tráfico cada año. El tráfico de seres humanos es la tercera mayor actividad criminal en el mundo, después del tráfico de drogas y de armas. 

Tanto chicas como chicos son explotados sexualmente, por ejemplo, como mano de obra barata o soldados, para ser adoptados o forzados a cometer crímenes, mendigar o traficar con drogas. No podemos aceptar esto.

Por favor, comparte la historia de Shelia Fredick para reconocer la reacción heróica de esta observador azafata.