Novio amenaza de muerte a su pareja - entonces aparece un héroe inesperado

Novio amenaza de muerte a su pareja - entonces aparece un héroe inesperado

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Vivir en una relación violenta y destructiva es algo a lo que nadie debería estar expuesto. Al mismo tiempo, es normal vivir con miedo a lo que pueda pasar si dejas la relación.

El primer paso para dejar esta espiral de violencia en la que vives es hablar con un amigo, un pariente o con alguien en quien confíes, como esta chica hizo en la historia que ahora os contamos.

El relato se tomó de un foro llamado "Reddit", donde un usuario compartió un suceso bajo el título ”Mascotas que cambian tu vida".

Es una triste historia que pone en evidencia el peligro de vivir con una pareja violenta - pero es también un relato que muestra cómo los perros tienen un lugar especial en nuestro corazón.

Así describe lo que pasó el usuario y amigo SixofSwords:

Mi perro Camie nos defendió a mí y a mi amiga de su violento y loco novio.

Sabíamos, por supuesto, que él era un psicópata desagradable, pero su novia obviamente vivía en otro mundo y durante muchos años se negó a ver la realidad.

Al final decidió abrir los ojos y trató de dejarlo.

Él, como es de esperar, le soltó toda la porquería que pudo. Pero un día ella consiguió escapar y conducir esa pequeña distancia que la separaba de mi casa para buscar refugio. Mi casa no era especialmente segura. El la siguió, rompió la ventana de la puerta y abrió la cerradura de dentro. 

© Wikipedia/LeonIsrael

Me hubiera gustado contar que alguna de nosotras conseguimos hacerle frente, pero no nos atrevimos. Ella (mi amiga) había tratado de escabullirse y ninguna de las dos teníamos conocimientos de defensa personal. 

Nos acorraló a las dos y utilizó sus puños y mi bufanda para inmovilizarnos. Él gritó todo lo que nos iba a hacer (no tengo fuerzas para repetirlo aquí). En ese momento yo ya había agotado mis fuerzas.

No pensaba luchar y bajo ningún concepto iba a pedir clemencia tampoco. Estaba sentada allí, fría y rígida. Ni siquiera sentía el dolor físico de mi cuerpo y mentalmente trataba de evadirme.

Y en ese momento Camie (mi perro una mezcla de pitbull y labrador) arremetió con fuerza por la puerta y se metió en la habitación.

Camie normalmente es un perro dócil, cariñoso y maravilloso. Lo más dócil que uno pueda imaginar. Le gusta jugar con los niños de los vecinos y nunca se enfrentaría a otra criatura. Incluso a veces era un poco despistada, pero muy cariñosa.

Cuando Camie se puso frente a este tipo, se transformó en otro animal. Sus ojos estaban como perdidos y salivaba. Sangraba por haber golpeado la puerta con el cristal roto pero esto no la hizo retroceder. 

En un momento se abalanzó sobre el hombre haciendo un ruido indescriptible. Yo no me podía mover, estaba sentada y solo esperaba el instante en el que Camie desgarrara la cara a ese impresentable.

Esto nunca ocurrió. Escuchamos un ruido en el garaje, era mi padre que volvía a casa. El hombre trató de aprovechar el momento para escabullirse pero Camie lo tenía acorralado en la esquina, ladrando y gruñendo.

Mi padre debió entender rápidamente que algo estaba pasando porque que en un segundo apareció en la habitación con una pistola en la mano.   

La policía llegó y se hizo la consecuente denuncia. E l juicio se llevó a cabo y se condenó al tipo, quien ya tenía antecedentes similares. No era su primer ataque ni agresión.

Se curaron las heridas, las de Camie y las nuestras. Y ahora ya no tenemos puertas francesas con cristal. 

Ahora Camie es viejita. Es una adorable damita.

Tambalea porque sus patas traseras no están tan fuertes. 

Posiblemente no se acuerde de lo que hizo por mi amiga y por mí, pero nosotras no lo olvidaremos nunca.

Se están acercando sus últimos días, pero yo nunca la veré como una vieja perra inútil y débil. Ella es mi perra. No sé lo que este tipo agresivo nos hubiera hecho de no aparecer Camie. Ni siquiera sé lo mucho que le debo, pero también es lo especial de esta historia. 

© Foto de Camie, por parte de Imgur

Los perros son los amigos del hombre - Pero esta historia demuestra que pueden ser mucho más. 

¡Comparte esta historia si estas de acuerdo!

 
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>