¿Quieres un hijo listo? Entonces quítale el iPad y dale una guitarra.

¿Quieres un hijo listo? Entonces quítale el iPad y dale una guitarra.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

A los padres nos bombardean con miles de consejos sobre cómo podemos potenciar las capacidades de nuestros hijos. ¿Cómo desarrollar su creatividad, conocimiento o su mundo emocional? Anotarles a cursos, hacerles escuchar música clásica y hacer actividades deportivas figuran entre los miles de consejos que rondan por ahí. En este artículo hemos decidido poner base científica al asunto y revelarles qué es lo más efectivo para hacer que sus hijos sean más inteligentes y evitar ciertas cosas que se ha comprobado sólo perjudican su desarrollo. Puede que se sorprendan.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Estudios científicos, como uno recientemente publicado en la revista Psiquiatría Molecular, indican que el 50% de nuestra inteligencia se debe a factores genéticos.

Esto supone que la otra mitad realmente depende de su entorno, donde los padres desempeñan un papel absolutamente primordial.

Si relaciones con los padres son claves para el correcto desarrollo de las capacidades mentales de los hijos, qué es lo mejor que pueden hacer para estimularlas?

Según los psicólogos, con algo que la mayoría ya sabemos: con mucho amor, cuidándolos, dialogando con ellos, animándoles cuando hacen algo bien, respetándolos y dándoles su apoyo. Y también muy importante es que los padres se apliquen todo lo que enseñan, que sean auténticos modelos para sus hijos, porque aprenden por imitación.

Clases de música

Pero una vez hecho esto hay también ciertas cosas “extra” que son muy beneficiosas.

Un trabajo de la Universidad de Toronto publicado en la revista Psychological Science estudió a cuatro grupos de niños de seis años durante un año.

Uno de ellos estudió canto, otro arte dramático, otro piano y hubo uno que no recibió ningún tipo de clase, aparte de ir al colegio.

Los test de inteligencia revelaron que los que habían atendido estos cursos extracurriculares obtenían mejores resultados, sobre todo los que realizaron actividades musicales.

El grupo que estudió arte dramático vio mejorada sus capacidades sociales, pero no tanto las cognitivas, como sí pasó entre los que estudiaron canto y piano.

Basta de estar todo el día pegados a la pantalla

Si anotarles a actividades musicales es algo muy beneficioso para tus hijos hay otra actividad que por lo visto tiende a PERJUDICARLES y los expertos aconsejan limitarlas sobre todo en los niños más pequeños. Y esas son pasar demasiado tiempo enganchados a la televisión u otras tecnologías de entretenimiento.

Ya sé que a veces puede resultar un alivio que los niños se entretengan con la tele, el ipad o el celular y nos den ese deseado espacio para relajarnos o adelantar tareas diarias, pero es mejor no abusar de la tecnología-babysitter. De hecho, la Academia Americana de Pediatría advierte que los menores de dos años no deben ver televisión.

El trabajo señala que sólo en Estados Unidos, los niños se pasan siete horas de media al día en medios de entretenimiento, lo que incluye televisiones, computadoras, teléfonos y otros aparatos electrónicos. Un abuso que según diversos estudios “puede llevar a problemas de atención, dificultades en la escuela, desórdenes de sueño y alimentación y obesidad”.

Es por ello que los expertos recomiendan a los padres controlar su “dieta de medios” e incentivar el uso de otras formas de entretenimiento como libros, periódicos, juegos de mesa, o promover que haya espacios y horas sin tecnología en la casa (por ejemplo a la hora de comer).

Hay que tener especial atención de hacer esto con los más pequeños, ya que estudios como éste publicado en la revista Pediatrics por investigadores de la Universidad de Boston, afirman que el uso frecuente de estos dispositivos por niños de entre 1 y 3 años puede afectar no sólo el cerebro, sino también sus capacidades de desarrollo social y emocional.

Tecnología para aprender idiomas

No obstante, hay casos donde la televisión puede ser realmente útil y es para ver películas y dibujos animados en version original para que aprendan otros idiomas.

De acuerdo a un Estudio Europeo de Competencia Lingüística, los españoles, por ejemplo, que viven en un país donde las películas se ven generalmente dobladas, tienen un nivel de comprensión oral del inglés un 21% menor al de otros países hispanoablantes donde se ven en versión original.

Dado que los idiomas se asimilan mejor en la infancia, se ha comprobado que es mucho más efectivo ponerle a los niños desde chiquitos películas en versión original y contratar un tutor que le de clases particulares del idioma, que más adelante en un futuro apuntarle a una academia. Si el profesor es nativo mucho mejor, ya que a esas edades serán capaces de adoptar un buen acento.

Videojuegos para estimular la inteligencia ¿Sirven para algo?

Aunque en este caso la tecnología puede ser buena como soporte de enseñanza, no confíen sin embargo en esos programas o videojuegos que dicen estar diseñados para estimular la memoria a corto plazo. Más que nada hay que tener en cuenta si la memoria es lo más importante a desarrollar.

Muchos de nosotros hemos sido educados con un sistema “memorístico”, donde aprendimos hasta el último nombre de los ríos de nuestro país. Pero seguro que muchos de nosotros no podemos acordarnos ni de la mitad. Con estos programas, los niños aprenden muchas cosas pero no aprenden a asimilarlas.

Un estudio de la Universidad de Cambridge analizó a un grupo de niños de entre 7 y 9 años que realizaron 25 sesiones de entrenamiento de memoria con estos sistemas. Asi se constató que aunque sí es verdad que funcionan para mejorar la memoria no hizo lo mismo con su habilidad para las matemáticas o la escritura. Es decir, con estos programas les llenamos de cosas pero todavía no les hemos ayudado a construir los cajones donde deben guardarlas.

Lo más importante, afirman, es que desarrollen su creatividad, su capacidad de resolución de problemas y todas esas capacidades que les permitirán calibrar bien ese gran procesador que tienen en su cerebro y que está en pleno desarrollo.

Así que ya saben, si quiere que sus hijos sean muy inteligentes, no les llene de información, sino estimule sus capacidades con todos los consejos que le hemos dado en este artículo.

¡Y comparte esto para que tus amigos sepan también cómo desarrollar ese 50% de inteligencia que sí está en nuestras manos! Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>