Revelado: El orden de nacimiento de los hermanos SÍ tiene importancia.

Revelado: El orden de nacimiento de los hermanos SÍ tiene importancia.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Si tienes hermanos o hermanas mayores, sabes que hay algo especial en ellos. Son los pioneros, siempre unos pasos por delante de nosotros en la vida. Nos muestran lo que hay más adelante y nos ayudan a navegar a lo largo del camino también. Y por eso les admiramos. ¿Pero qué diferencia a los primogénitos de sus otros hermanos? ¿Son realmente tan buenos como nos imaginamos? Mira más abajo para descubrir la explicación científica de por qué son tan increíbles.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

1. El primogénito suele ser más cuidadoso que sus hermanos pequeños.
Un estudio de 2015 reveló que los primogénitos son ligeramente menos neuróticos, más agradables y más cuidadosos que sus otros hermanos, cualidades que pueden ayudarles a tener éxito en la vida. Y otro estudio del mismo año halló que las personas cuidadosas tienen un mejor desempeño académico, lo que también hace que tengan más posibilidades de tener éxito.

2. Los hermanos mayores tienden a seguir las normas.
Mientras los hermanos pequeños tienden a romper las normas, los primogénitos son más propensos a alinearse con el status quo y seguir las reglas.

Los psicólogos belgas Vassilis Saroglou y Laure Fiasse elaboraron en 2003 un estudio que fue publicado en la revista Personality and Individual Differences: “los primogénitos tienden a ser más responsables, competitivos y convencionales, mientras que los otros hermanos tienen que “distinguirse” y crear un nicho específico siendo juguetones, cooperativos y especialmente, rebeldes”.

3. Los primogénitos podrían ser más inteligentes.
Investigaciones sugieren que el IQ medio de los hermanos mayores supera al de sus hermanos menores. Según un estudio de 2007 realizado entre 250.000 noruegos, el IQ de un hombre primogénito es de media 2,3 puntos superior al de sus hermanos menores.

La diferencia parece deberse más al entorno que a la génetica. Los hermanos mayores a menudo actúan como profesores de sus hermanos menores, lo que termina mejorando la capacidad de retención de información de los primogénitos, según los investigadores del estudio.

“Cada vez que tienes otro hijo estás diluyendo el entorno intelectual de todos en la familia”, concluyeron los investigadores.

4. Los hermanos mayores a menudo son más responsables.
Ser pioneros y a menudo cuidar de sus hermanos menores también supone que los primogénitos aprenden a ser responsables mucho antes. El autor Jeffrey Kluger escribe en su libro “El efecto hermano: lo que los vínculos entre hermanos y hermanas revelan sobre nosotros”, que los primogénitos tienden a enfocarse en la lealtad familiar y los logros tradicionales . Como resultado, a menudo son vistos como responsables y obedientes.

5. Los primogénitos pueden ser más exitosos.
Los primogénitos no sólo lo hacen mejor en la escuela, también pueden ser más exitosos en su vida laboral. Según el psicólogo Ben Dattners, los hermanos mayores se centran en logros que pueden agradar a sus padres. La investigación también sugiere que tienden a dominar a sus hermanos pequeños, dándoles una experiencia adecuada para desempeñar cargos de liderazgo en la vida.

Ahí lo tienes. ¡Tus hermanos mayores son los mejores!

¿Qué opinas? ¡Compártelo a ver qué opinan otros hermanos menores!

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>