Salvó a 669 niños de una muerte segura – mira ahora al público cuando se descubre el secreto

Salvó a 669 niños de una muerte segura – mira ahora al público cuando se descubre el secreto

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Sir Nicholas Winton nació en Londres en 1909, en el seno de una familia judía.

Sus padres se habían mudado a Reino Unido dos años antes y cambiaron su apellido alemán, Wertheim, por Winton, en un intento de integrarse mejor en el nuevo país. 

Se convirtieron al cristianismo y bautizaron a su hijo, Nicholas. 

Nicholas, quien acabaría trabajando como corredor de bolsa, iba a ir a un viaje de esquí a Suiza en 1938. 

Pero cambió sus planes y decidió ir a Praga y ayudar a Martin Blake, quien había contactado con él para pedirle ayuda. 

Nicholas creó entonces una organización para ayudar a niños judíos en peligro. 

Su oficiona era la mesa de su habitación del hotel en el que se alojaba, en la plaza Wencelas, en el centro de Praga.

Poco después de la conocida como "noche de los cristales rotos" (noche de ataques a judíos por parte de la Alemania nazi, del 9 al 10 de noviembre de 1938), Nicholas dijo que se hacía responsable de varios grupos de menores de 17 años, para llevarlos a Reino Unido, donde les ofrecía un lugar donde vivir y se hacía cargo de su viaje de vuelta después. 

El problema era conseguir que los niños atravesasen Holanda, desde donde se podían hacer cargo para llevarlos a Reino Unido. Después de la "noche de los cristales rotos" Holanda había cerrado sus fronteras a los refugiados judíos. 

Pero gracias a la promesa del gobierno británico, Nicholas pudo llevar a 699 niños judíos de lo que antes era Checoslovaquia a Gran Bretaña. 

Su madre los esperaba allí y les ayudó a encontrar familias que pudiesen acogerlos ya que los padres de la mayoría fueron asesinados en Auschwitz.

El último grupo de 250 niños estaba planeado que abandonase Praga el 1 de septiembre de 1939, pero nunca llegaron a su destino. Ese mismo día Hitler invadió Polonia y la Segunda Guerra Mundial ya era un hecho. 

Sólo dos de esos niños que iban a salir en ese tren sobrevivieron. 

Nicholas Winton nunca contó lo que había hecho por esos niños, hasta que su mujer, Grete, de Dinamarca, encontró 50 años después un block de notas en un mueble de casa. 

Allí figuraban los nombres y fotos de los niños que había ayudado a salvar. 

Grete le dio un libro a un periodista, y todo llevó a que Nicholas fuese invitado como público a un programa de BBC donde se descubrió su fantástico trabajo. 

Lo que él nos sabía era que entre el público se encontraban esos niños que él había salvado. 

Sir Nicholas Winton fue, después, honrado de muchas maneras, entre oras con la mayor distinción de la República Checa, la orden del León Blanco. 

Nicholas murió en 2015, a los 106 años de edad. 

Abajo podéis ver el emotivo reencuentro con los niños después de tanto años. Hay una parte hablada en la que la presentadora le dice que la mujer que está sentada a su lado es uno de esos niños que él salvó. Y después invita a levantarse a todas las personas que hay en el público que fueron salvadas por él. Es tan emotivo que creo que realmente las palabras no son lo más importante para entender los sentimientos. El hombre no puede contener las lágrimas, y a mí me ha costado también. 

Es muy importante recordar la historia para no volver a cometer los mismos errores. 

Ayúdamos a recordarlo y a difundir este merecido homenaje a un hombre que sin duda se merece su hueco en la historia.

 
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>