Su madre la vendió. Cuando años después la mujer intenta recuperar a su hija, la chica no duda ni un momento antes de tomar su decisión.

Su madre la vendió. Cuando años después la mujer intenta recuperar a su hija, la chica no duda ni un momento antes de tomar su decisión.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Debe haber pocas cosas tan dolorosas como ser rechazada por tu propia madre. La protagonista de este relato vivió siempre con esa herida en el corazón: su madre la cambió por dinero. Tras años de extrañarla, un día, cuando ella ya estudia en la universidad, su madre se pone en contacto con ella… Lo que hizo demuestra un gran fortaleza.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

No sabemos si esta historia es real pero sabemos que historias muy similares se han repetido incomprensiblemente muchas veces. En esta ocasión la información que nos llegado es que la joven cuenta así lo que pasó:

“Nací en la Alabama rural, mi madre tenía sólo 16 años cuando dio a luz. Llegué al mundo tres meses antes de lo esperado y era una bebé con cólicos y difícil de cuidar. Los padres de mi padre vieron que mi madre no se ocupaba mucho de mí, así que le pidieron adoptarme. Mi madre dijo: de acuerdo, pero quiero 5.000 dólares.”

Así que ellos pagaron lo que ella pedía y me adoptaron. Mi madre nunca venía a visitarme. Me despertaba por las noches llorando y llamándola, pero ella nunca vino. Desafortunadamente, mi abuela murió cuando yo tenía 6 años. Así que mi abuelo se encargó de mí, incluso fue quien me compró mi primer sujetador y productos de higiene femenina con la ayuda de su hermana.

A los 15 años me enteré de que mi madre se había casado y que tenía otros tres hijos que sí se quedó, lo que me hirió profundamente. Mi abuelo podía ver la tristeza en mis ojos y era consciente de que me faltaba una figura femenina en mi vida, así que se casó, afortunadamente con una mujer que es una santa. Por fin tenía una figura materna sólida en mi vida.

Ahora estoy en la universidad, estudiando microbiología previamente a mis estudios de medicina mi madre quiere asumir responsabilidad en mi crianza. Me ha estado contactando por Facebook tratando de reclamar su papel de madre. Aunque me duele ignorarla, ella nunca va a tener ningún rédito por mis éxitos. Mi abuelo y mi nueva abuela son los únicos que merecen el crédito por ser unos padres grandiosos.

¿Qué opinas? ¿Crees que esta madre merecía una oportunidad? Compártelo a ver qué opinan tus amigos de Facebook.

Si quieres ver más artículos pon me gusta en el botón de abajo.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>