Sus lindos tatuajes ayudan a mujeres que han sido maltratadas a amar sus cicatrices.

Sus lindos tatuajes ayudan a mujeres que han sido maltratadas a amar sus cicatrices.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Las cicatrices son normalmente recuerdo de una amarga experiencia, sobre todo cuando han sido fruto de la violencia. Pero la tatuadora brasileña Flavia Carvalho quería hacer algo al respecto, y para ello creó el proyecto “A Pele da Flor” (a flor de piel), que tiene como objetivo hacer un tatuaje gratis a las mujeres con cicatrices resultantes de mastectomías o de la violencia de género.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

“Todo empezó hace dos años, cuando trabajé con una clienta que quería cubrir una cicatriz que tenía en el abdomen. Me dijo que una noche que salía de la discoteca se le acercó un hombre y trató de abusar de ella. Como se negó, el hombre la apuñaló con una navaja. Cuando vio su tatuaje terminado se emocionó tanto que me conmovió. De repente se me ocurrió la idea de que podría ayudar a otras mujeres como ella”, explicó la tatuadora a The Huffington Post.

Flavia retrata este hermoso proyecto con una serie de fotos donde revela las terribles historias que se esconden detrás de estas cicatrices.

tatopajaro

Esta, por ejemplo, fue causada durante un intento de homicidio, así como por las cirugías de emergencia y el drenaje que tuvieron que hacerle tras el incidente.

tatoo8

A esta mujer su novio le dio golpes tan fuertes detrás de sus piernas que le dejó hematomas permanentes. Por suerte Carvalho los transformó en dos hermosos tatuajes.

tatoo4

Esta enorme cicatriz fue producto de un disparo. La joven de 15 años caminaba por la calle cuando un auto pasó cerca y alguien empezó a disparar. Una de las balas le impactó en el abdomen.

tatoo7

Su novio le disparó en la pierna dejándole esta horrible marca, pero este adorable tatuaje con el dibujo de un búho transformó un desagradable recuerdo en una obra de arte.

tatoo3

El proyecto “a flor de piel” también incluye a mujeres a las que se les practicó una mastectomía, que a menudo deja unas horribles cicatrices. Carvalho logra convertirlas en unas hermosas flores de loto.

Fotos

Carvalho dice que todos sus tatuajes son gratuitos y voluntarios, “lo único que tienen que hacer estas mujeres es elegir un diseño para sus tatuajes…”. Según ella, “a flor de piel habla sobre lo fuertes que podemos llegar a ser cuando pasamos por una situación extremadamente difícil. Todas nosotras somos como las flores y nos merecemos tener una piel protegida sin marcas”.

¿Te gustó la obra de Carvalho?¡Comparte su trabajo con tus amigos y familiares!
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>