Tras 15 años de búsqueda, la madre se gira y queda impactada con lo que encuentra frente a sus ojos

Tras 15 años de búsqueda, la madre se gira y queda impactada con lo que encuentra frente a sus ojos

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Lo que hace valioso un anillo de compromiso no es el dinero que cuesta (aunque eso también, para que lo vamos a negar), pero se trata del valor sentimental que tiene para dos personas que deciden compartir sus vidas el uno al lado del otro.

Por eso Kay estaba desconsolada. Perdió el anillo que su novio desde el instituto, Dave, le dio cuando le propuso matrimonio hace 40 años. Tras 15 años de búsqueda incansable del anillo, Kay finalmente asumió que estaba perdido.

Pero un día pasó lo impensable.

Hace 15 años, Kay perdió su anillo de compromiso. Dave, el amor de su vida y su marido de 38 años, se lo dio y era la posesión más preciada de Kay. Por eso perderlo le partió el corazón. 

Durante meses, Kay y su familia lo buscaron en casa, pero finalmente pensaron que o lo habían robado o Kay lo había perdido en el trabajo. De todas formas, Kay nunca dejó de pensar en qué habría pasado con su querido anillo.

Entonces un día, mientras Dave miraba unos DVDs, encontró una caja en forma de corazón. Para su sorpresa, Dave encontró el anillo perdido dentro.

Dave sabía que su esposa se emocionaría cuando lo viera, así que él y su hija, Lacey, planearon una sorpresa. Afortunadamente para el resto de nosotros, captaron el momento en este video:

¡Qué reacción más maravillosa! Comparte este video para regalar a alguien una sonrisa en el día de hoy. 

 
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>