Trabajador social vive de forma solitaria pero al morir la comunidad queda sacudida al enterarse de su secreto

La mayoría de nosotros podemos reconocer a un alma solitaria cuando la vemos. Tú conoces seguro a alguien. Son esas personas de las que realmente no sabes mucho, son solitarias y no se jactan de tener muchos amigos.

Aunque Alan Naiman era un trabajador social – un trabajo que implica tratar con personas muy diferentes – afuera del trabajo era muy solitario, nunca estuvo casado, ni tenía niños.

Pero las pocas personas que le conocían no tenían ni idea del gran secreto que mantuvo oculto durante décadas.

Las pocas personas que conocían a Alan se dieron cuenta de que era muy conservador con su dinero. Solía repararse lo zapatos con cinta adhesiva, en lugar de comprar unos nuevos. Siempre buscaba las mejores ofertas en los supermercados y elegía restaurantes de comida rápida en lugar de alternativas más costosas.

Y no fue hasta que Alan murió cuando la gente entendió porque tenía una vida tan frugal.

Invirtió de manera inteligente

Según CTV News, Alan era un trabajador social y tenía un salario anual de 67,234 dólares. Pero además tenía varios trabajos extras para ganar dinero invirtiendo de manera inteligente cuando fallecieron sus padres.

A veces tenía tres trabajos al mismo tiempo.

Alan Naiman

Este trabajador social del estado de Washington vio de primera mano lo difícil que era la vida para muchos niños, pero también creció con un hermano mayor que desarrolló una discapacidad, y Alan se dedicó a cuidarlo toda la vida.

Alan rara vez hablaba de su hermano y nadie sabia que había sido padre de acogida desde hace varios años.

Y fue cuando su hermano murió en el año 2013 cuando decidió comprarse un auto deportivo.

Alan Naiman

Al morir Alan en diciembre del 2018 de cáncer, se descubrió su gran secreto. Alan había dejado 11 millones de dólares en donaciones para los niños.

Alan también decidió cuanto recibiría cada organización, 2,5 millones irían al Centro de Atención Provisional Pediátrica, que ayudaba a los bebes nacidos de madres que abusaban de las drogas.

Regalos generosos

No tenía ninguna relación personal con la mayoría de las organizaciones a las cuales donó una cantidad importante de dinero, incluido el Centro de Atención Provisional Pediátrico.

Alan había llamado a la organización una vez unos años antes porque necesitaba ayuda para ubicar a un niño, pero los responsables nunca lo habían conocido personalmente.

También donó dinero a la organización infantil Treehouse.

Alan dedicó toda su vida a ayudar a los demás, ahorrando dinero para donarlo en obras sociales. Es un gesto increíble. 

Comparte este artículo en Facebook para elogiar a Alan por su importante trabajo ayudando a los niños en situación vulnerable.