La red hierve de indignación tras imágenes de hombre golpeando a mujer en discoteca – ella cae inconsciente al suelo

Parece mentira que en el siglo XXI sigamos viendo violencia sexista. Pero así es. Hoy en día, con los teléfonos móviles con cámara y las redes sociales, es más fácil que casos de maltratos, golpes, palizas o acoso salgan a la luz, y debemos aprovecharlo para denunciar y que los agresores sepan que no van a escapar de recibir su merecido tan fácilmente.

En la siguiente grabación se ve cómo un hombre golpea a una mujer. Ahora, gracias a la difusión de las imágenes, ha identificado al agresor.

Sabemos que el alcohol puede llevarnos a hacer muchas tonterías, pero esto no puede ser nunca una excusa para justificar una agresión. Una noche de fiesta y diversión nunca debería acabar en golpes y peleas.

Pero eso fue lo que ocurrió en la entrada de la discoteca Face de Gants Hill de Essex (Inglaterra), donde un hombre y una mujer comenzaron a discutir y el chico acabó golpeando a la chica. Se desconoce el motivo por el que lo hizo, pero el resultando fue que la chica recibió dos puñetazos en la cara, con tanta fuerza, que acabó cayendo al suelo y quedó inconsciente.

Según escribe La Vanguardia, The Independent informó de que la policía buscaba al agresor, mientras la víctima se recupera de la agresión en un hospital.

Las imágenes fueron publicadas ayer, martes, por Daily Mail, y se han compartido miles de veces en las redes sociales. El vídeo se difundió para denunciar la agresión y tratar de encontrar al agresor.

Los comentarios no se hicieron esperar y la gente critica al joven por golpear a la mujer, aunque ella le estuviera gritando o él estuviera bebido.

Ahora, gracias a la difusión que ha tenido, se ha identificado al agresor, un joven de 20 años llamado Liam Holmes, según informa The Sun. Al parecer fue la propia madre del joven la que lo llevó a la policía.

Abajo puedo ver el vídeo de lo ocurrido, pero ADVERTIMOS de que las imágenes son duras y pueden herir sensibilidades. 

No es plato de buen gusto para nadie ver una agresión así, pero si ayuda a encontrar a la persona y a que potenciales agresores entiendan que pueden ser grabados en cualquier momento, merece la pena compartirlo.