Bebé nacida con la lengua gigante sonríe por primera vez después de una exitosa operación

Bebé nacida con la lengua gigante sonríe por primera vez después de una exitosa operación

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Paisley Morrison-Johnson llegó al mundo con una enfermedad genética rara por la que nació con la lengua como la de un adulto. Este síndrome se conoce con el nombre de Beckwith Wiedemann. 

Su lengua era tan grande que Paisley no podía respirar por sí sola en sus primeros días de vida. 

Pero gracias a un equipo con muy buenos de médicos y cirujanos, Paisley tuvo una nueva oportunidad de vivir. Y después de una complicada operación, puede por fin sonreír. 

La sonrisa de esta pequeña vale oro.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

El síndrome de Beckwith Wiedemann es una enfermedad rara que afecta a uno de cada 14 000 recién nacidos. Debido a esta dolencia, la lengua crece de forma más rápida de lo normal.

La lengua de Lilla Paisley era dos veces más grande que su boca cuando nació, y casi no podía respirar sola. La tuvieron que alimentar con un tubo en el estómago sus primeros 6 meses de vida. 

"Su lengua estaba fuera todo el tiempo, se la mordía porque no tenía espacio en la boca", cuenta un estudiante de medicina que estuvo durante el tratamiento de Paisley.

Los médicos temían que se asfixiase, y les dijeron a los padres que era una de las lenguas más grandes que habían visto nunca. Pero después de una semana con respiración asistida, Paisley pudo comenzar a respirar por sí sola.

Su enorme lengua hacía que su aspecto fuese diferente, y cuando su madre la sacaba a la calle, a menudo veía cómo su hija recibía miradas curiosas y preguntas de extraños. 

Youtube

Cuando Paisley tenía 6 meses, le realizaron su primera operación y los cirujanos extirparon 5 centímetros de su lengua. 

Pero no fue suficiente. 

Cuatro meses después la lengua había crecido otra vez y los médicos tomaron la decisión de hacer una nueva intervención.

Esta vez fue bien. 

Después de la segunda operación, pudo por fin sonreir a sus padres, por primera vez en su vida. 

"Es una niña nueva, su cara se ve diferente, sonríe mucho y parece que pronto dirá su primera palabra",  cuenta la madre de Paisley.

Los médicos esperan ahora que no sea necesario operarla más. Paisley puede que necesite ayuda de un logopeda en el futuro para hablar, por lo demás, es una niña completamente normal. 

Youtube

¡Es maravilloso verla sonreír!

Abajo puedes ver un reportaje de Paisley (en inglés).

¿Te ha conmovido también la historia de Paisley? ¡Compártelo con tus amigos!

 
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>