Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Ya está confirmado: Las personas con mal carácter son más inteligentes.

Hoy en día parece que la sociedad nos presiona a estar siempre alegres y positivos, pero al parecer ser malhumorado tampoco está mal, ya que estudios científicos demuestran que eso permite estar más atentos a los problemas externos y por ende estar más preparados para resolverlos. Y es que aunque la positividad sea algo realmente deseable para tener una vida y una psicología sana, también es cierto que las personas excesivamente positivas tienden a invisibilizar los problemas, o a al menos eso es lo que señala un estudio elaborado por la Universidad de de Gales del Sur en Australia.

La investigación llevada a cabo por Joe Forgas reveló que las personas con mal humor manejan las situaciones estresantes mucho mejor.

Forgas observó que aunque las personas positivas presentan una mayor creatividad, flexibilidad y capacidad de cooperación, los malhumorados son más atentos, cuidadosos en sus pensamientos y prestan más atención al mundo externo. Además son mejores a la hora de comunicarse, sobre todo por escrito.

No es la primera vez que un estudio obtiene resultados similares, el departamento de psicología de la Universidad de Queen, también descubrió que las personas malhumoradas prestan más atención a los detalles, sobre todo a la hora de leer expresiones faciales.

Con todo esto se concluye que cuando estamos de mal humor, se incrementa nuestra capacidad analítica y de observación, lo que nos permite adaptarnos mejor a la situación.

Por supuesto, estos estudios no quieren decir que estar siempre malhumorado esté bien, ya que en caso extremo puede derivar en una depresión, lo que es un gran limitante en la vida de quien la sufre.

Pero sí puede indicar que no debemos reprimir el mal humor si se presenta, porque quizás es una reacción psicológica que nos permite enfrentar los problemas de forma más efectiva.

¡Así que si estás enojado, dale rienda suelta a ese sentimiento! Eso sí, siempre que no sea en exceso, el equilibrio es la clave de todo.

¿Estás de acuerdo con estos estudios? ¡Comparte esto a ver qué piensan tus amigos!