Le decían vaca y se burlaban de su enfermedad. Entonces se tatuó una respuesta que calló a los agresores de bullying.

Le decían vaca y se burlaban de su enfermedad. Entonces se tatuó una respuesta que calló a los agresores de bullying.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Le decían vaca, Dálmata y los compañeros del colegio se reían de su enfermedad de piel. "Me cansé de que la gente me miraba todo el tiempo", dice Tiffany. Y de esta forma fue que la chica de 24 años arregló el problema.        

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8968606456"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Between_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="7559252058"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

La piel de Tiffany Posteraros, de 24 años, tiene partes del cuerpo que no tienen pigmento. A la enfermedad se le dice vitiligo y hace que le falte pigmento en la piel y en el pelo.

Ella sólo tenía 7 años cuando descubrieron las manchas en sus rodillas.

hud_tiffany

”Al principio yo no sabía pero cuando tenía 11 años y estaba en una tienda con mi mamá un hombre se acercó y me dijo que tenía vitiligo”, le cuenta Tiffany a PA Real Life.

Con los años las manchas fueron aumentando. Gente a su alrededor empezó a mirarla raro y hacer comentarios sobre su cuerpo.

hud_tiffany1

”Cuando la gente me miraba y me decía cosas feas no les podía decir nada porque no entendía mi enfermedad.

”La gente le podía decir: ‘Te has soleado debajo de un árbol?’ Me decían vaca, dálmata, fantasma y víctima de quemaduras. Y unos chicos me dijeron que no podían salir conmigo por mis manchas. Era horrible”.

tiffany_hud

Para manejar la situación/strong> Tiffany cubría su cuerpo con ropa.

”Me hacía tratamientos de Spraytan muy oscuro y usaba bases fuertes, del mismo tipo que se utiliza para cubrir las cicatrices profundas”. H2>

Pero después de haber escondido su cuerpo por varios años Tiffany se cansó. Ella decidió dejar de esconderse y mejor empezar a aceptar y amar su cuerpo.

hud_tiffany5

Como una respuesta para todos que la habían mirado mal y que se habían reído de ella, Tiffany se hizo un tatuaje en el brazo donde dice “Se llama vitiligo”.

”Me cansé de que la gente me miraba todo el tiempo. Yo sólo les quería decir: ‘Vengan y pregunten que es’. Yo quiero compartir esto y contar lo que es, para que la gente aprenda en vez de estigmatizar”.


Ahora ella espera que el tatuaje responda las preguntas de la gante.

hud_tiffany9

”Ahora gente puede decir: ‘Me encanta du tatuaje’. Preguntan cosas sobre la enfermedad y se van informados. Ahora saben que no son quemaduras, saben que hay un nombre para lo que tengo. Se siente como una liberación”.

Fuente: Buzzfeed

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.

<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<div id="rcjsload_0855f0"></div> <script type="text/javascript"> (function() { var referer="";try{if(referer=document.referrer,"undefined"==typeof referer)throw"undefined"}catch(exception){referer=document.location.href,(""==referer||"undefined"==typeof referer)&&(referer=document.URL)}referer=referer.substr(0,700); var rcel = document.createElement("script"); rcel.id = 'rc_' + Math.floor(Math.random() * 1000); rcel.type = 'text/javascript'; rcel.src = "http://trends.revcontent.com/serve.js.php?w=30897&t="+rcel.id+"&c="+(new Date()).getTime()+"&width="+(window.outerWidth || document.documentElement.clientWidth)+"&referer="+referer; rcel.async = true; var rcds = document.getElementById("rcjsload_0855f0"); rcds.appendChild(rcel); })(); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>