Madre hace prueba de ADN a su hija adoptiva – lo que revela deja a la familia en shock

Madre hace prueba de ADN a su hija adoptiva – lo que revela deja a la familia en shock

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

En algunos países se dice que la sangre es más espesa que el agua, por el valor simbólico que tienen los lazos de sangre. 

Esta expresión tiene un especial sentido para la pareja formada por Staci y James Maneage, una pareja de Misuri, en Estados Unidos. 

Todo empezó cuando decidieron adoptar a una niña china de 10 años, a la que llamaron Elliana. 

Facebook/Staci Maneage

James y Staci llevan casados 23 años y viven en el pueblecito de Weldon Spring, que tiene cerca de 5.000 habitantes. 

Al inicio de su relación, James y Staci no pudieron tener hijos, pero la situación cambió milagrosamente unos años después. 

Tuvieron tres hijos, Matthew, Kyle y Andrew. Pero James le había prometido a su mujer que sin no podían tener hijos, adoptarían. Staci no había olvidado la promesa. 

Staci había pensado en adoptar en China por lo que unos años antes había contactado con personas de Hakka-folket, una población minoritaria en China. 

Facebook/James Maneage

En enero de 2010 la agencia de adopción llamó a Staci y le dijeron que había alguien de esa comunidad que necesitaba un hogar seguro. 

La mujer de la agencia le contó que la niña, Elliana, tenía algún tipo de daño cerebral, pero aún no sabían bien, pero esto no cambió la opinión de la pareja. 

Viajaron a China a recoger a su pequeña Ellianna. La niña tuvo que pasar un tiempo en el hospital a su llegada a Estados Unidos, pero estaba muy feliz de haber llegado a una familia que la quería. 

Facebook/Staci Maneage

A la misma vez, otra pareja del mismo pueblo había adoptado otra niña de China. 

Paige y Steve Galbierz pertenecían a la misma parroquia, y también habían adoptado una niña china con un discapacidad. 

Facebook/Paige Galbierz

Kinley, así se llama la niña, tiene siete años y vive con su hermano adoptivo en la familia Galbierz. 

Facebook/Paige Galbierz

Los años fueron pasando y las niñas se iban acostumbrando a su nueva vida, su nuevo mundo. 

Las familias Maneage y Galbierz vivían tan sólo a tres minutos andando la una de la otra, así que fue muy sencillo para las niñas verse, ir a la escuela juntas, jugar... Y se convirtieron en las mejores amigas. 

Facebook/Staci Maneage

Los padres de las dos niñas estaban muy sorprendidas de lo mucho que se parecían las niñas. Sabían que venían de dos ciudades diferentes de China, pero no podía evitar preguntarse si las niñas podían estar emparentadas. Aunque sabiendo los muchos millones de personas que viven en China, eso parecía poco probable.

O quizá no tan improbable...

Facebook/Paige Galbierz

Al final la familia Maneage decidió que no querían vivir con la incertidumbre. 

Decidieron hacer una prueba de ADN. Sabían que era una posibilidad remota, pero aún así decidieron preguntar a la otra pareja, Steve y Paige Galbierz, si podrían considerar la posibilidad de hacerle también la prueba a su hija. 

La pareja al principio mostró sus reservas, pero pensaron que no tenían nada que perder por hacerlo. 

Facebook/Staci Maneage

Cuando llegó el resultado, la familia se quedó completamente en shock. No podían creer que fuese verdad. 

Según el resultado de la prueba de ADN, las niñas tenían una posibilidad del 99,9% de ser hermanas, las niñas tienen la misma madre o el mismo padre.

A pesar de la diferencia de edad y los miles de kilómetros que separaban su lugar de nacimiento, el destino había decidido que estas hermanas estuviesen juntas. 

Y las niñas no pueden ser más felices estando juntas. 

Facebook/Staci Maneage

Es fantástico que estas hermanas puedan estar juntas otra vez. Y es realmente increíble que este encuentro se haya dado en estas circunstancias. Las niñas viven ahora en familias que las quieren y se tienen la una a la otra a la vuelta de la esquina. El destino, la casualidad, algo más fuerte que eso... Cada uno que lo interprete como quiera, pero el resultado es sencillamente maravilloso. 

 Si quieres ver más historias inspiradoras, puedes poner me gusta abajo :)
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>