Médicos creen que la niña grita sólo por dolor de crecimiento – hasta que encuentran esto en su pierna

Médicos creen que la niña grita sólo por dolor de crecimiento – hasta que encuentran esto en su pierna

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Los gritos desconsolados de un niño pueden hacer sentirse impotentes a los padres. 

Cuando se trata de bebés es especialmente frustrante porque es difícil saber lo que les pasa. Cuando van creciendo se va haciendo más fácil porque ya nos pueden decir qué les ocurre.

Abri Bentley era una alegre niña de 8 años que había crecido sin grandes problemas. 

Sin embargo llevaba unas semanas despertándose en mitad de la noche con un gran dolor en su pierna izquierda. Lloraba y gritaba cuando el dolor se hacía más intenso. 

Su madre, Nikkole, al oír a su hija gritar obviamente se preocupó. Una noche en la que Abri tenía mucho dolor, sus padres la llevaron a urgencias. 

Los médicos intentaron calmar a Abri y a su familia, y la mandaron de vuelta a casa diciendo que se trataba sólo de dolor por el crecimiento. 

Pero no podían estar más equivocados. 

abri1
© Facebook/TeamAbri

El dolor volvió. Y cada vez era peor. 

La familia, desesperada, la llevó al hospital infantil de Phoenix, en Arizona (Estados Unidos). 

”Lo médicos hicieron una biopsia y 24 horas después tenía un diagnóstico", cuenta la madre, Nikkole Bentley a ABC Arizona. 

© Facebook/TeamAbri

La niña padecía sarcoma de Ewing, un tipo de tumor maligno, poco común, que puede encontrarse fuera y dentro del esqueleto. 

No había tiempo que perder para Abris, rápidamente comenzaron la quimioterapia.

© Facebook/TeamAbri

Aunque este tipo de tumores suelen ser muy malignos, con quimioterapia y radioterapia la mortalidad ha bajado al 30%. 

Abri tuvo que someterse a 17 sesiones en su tratamiento. 

©Facebook/TeamAbri

Al final tuvieron que extirpar el hueso de la pierna de Abri, en diciembre de 2015. 

Los cirujanos consigieron reemplazar el hueso con otro hueso del brazo de un donante adulto. 

© Facebook/TeamAbri

Pero a pesar de todas las pruebas y molestias que tuvo que sufrir, hubo una persona que siempre mantenía el ánimo alto, la propia Abri. 

Nunca perdió la chispa, algo que dio fuerzas a su familia para seguir adelante en esos duros momentos. 

Abri se negó a que la enfermedad la deprimiese, y una buena señal es que ella misma comenzó a llamar a su pierna "brapierna" (brazo - pierna). 

© Facebook/TeamAbri

Gracias a que Abri tuvo un relativamente rápido diagnóstico, pudo salir adelante. 

Cuando el tratamiento estaba llegando a su fin, el cabello le fue creciendo y comenzó a dar sus primeros pasos con su nueva pierna. 

© Facebook/TeamAbri

”Estoy tan feliz y agradecida”, cuenta su madre, Nikkole, con lágrimas en los ojos, y continúa: 

”Me siendo bendecida por tenerla con nosotros, recuperándose y saliendo adelante".

© Facebook/TeamAbri

Después de una operación de este tipo, sigue un tipo menos intenso de quimioterapia, para asegurase de que no sobrevive ninguna célula cancerígena en el cuerpo. 

Abri necesitará hacer revisiones todos los meses durante el primer año, y cada cuatro meses el segundo año, y continuará las revisiones durante 10 años. 

© Facebook/TeamAbri

Pero esta valiente pequeña ha demostrado que puede con todo. 

Es una inspiración no sólo para su familia, ha mostrado al mundo que se puedne aforntar los peores obstáculos con una sonrisa. 

© Facebook/TeamAbri

La familia tiene una página de Facebook, llamada ”El equipo de Abri”, donde escriben sobre la enfermedad de Abri, su tratamiento y su recuperación. 

Compártelo si quieres que el ejemplo de la valiente Abri llegue a todos. 

 
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>