Una mujer de 52 años da a luz a los hijos de su hija después de un tratamiento de fecundación in vitro.

Una mujer de 52 años da a luz a los hijos de su hija después de un tratamiento de fecundación in vitro.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_336x280 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:336px;height:280px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4548533658"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Underheadline_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4605785654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Durante varios años Kendra y su marido, Aaron, habían intentado sin éxito tener hijos. Nada parecía funcionar, a pesar de haber probado con todos los tipos de tratamientos de fertilidad. La pareja quería desesperadamente tener hijos pero comenzaban a darse por vencidos. Pero entonces, de forma inesperada y cuando ya parecía que no había nada que hacer, intervino una persona.  

Crystal, la madre de Kendra, no podía soportar ver a su hija tan triste debido a que no conseguía quedarse embarazada. Por esta razón la madre tomó una importante decisión. Esta mujer, de 52 años de edad, sería el vientre sustituto para su hija Kendra y su yerno Aaron.

Con ayuda de la fecundación in vitro Crystal pudo gestar no a uno sino a dos bebés. La fertilización fue un éxito e hizo posible que Kendra y Aaron tuviesen gemelos.

El sacrificio que Crystal hizo por su hija es realmente admirable. Durante casi un año vivió con Kendra y Aaron en Arizona, bastante lejos de su ciudad, Michigan.

Cada día le ponían inyecciones de hormonas y cada semana se realizaba una ecografía para ver que todo estaba bien.

Pero a mitad del embarazo ocurrió algo que le produjo una gran preocupación a Crystal. La mujer comenzó a sangrar y pensó que estaba teniendo un aborto involuntario.

Sin embargo los médicos tranquilizaron a la familia después de hacer una nueva ecografía.

En el vientre de Crystal latían dos pequeños corazones, y después de 37 semanas de embarazo nacieron los gemelos, Domenic y Mia.

Esto es un gran prueba de lo lejos que puede llegar una madre para hacer a su hija feliz.

En el vídeo (en inglés) puedes ver la historia completa:

Pon un gusta en reconocimiento a esta madre y a todas las madres que son capaces de cualquier sacrificio por la felicidad de sus hijos.

<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<div id="taboola-below-article-thumbnails"></div> <script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({ mode: 'thumbnails-a', container: 'taboola-below-article-thumbnails', placement: 'Below Article Thumbnails', target_type: 'mix' }); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_300x600 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:300px;height:600px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="4398806055"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- ES_Bottom_970x250 --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:970px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-5840994067977481" data-ad-slot="8829005654"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>