Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Celebramos hoy al gato Scout, evitó que su Josh se quitase la vida

Aunque el ser humano posee una gran habilidad para recuperarse, el impacto de una experiencia traumática puede prolongarse durante años.

Tras volver a casa de una zona en guerra, Josh Marino estaba en muy malas condiciones.

Josh, quien fue militar gran parte de su vida, estaba herido tanto física como mentalmente.

Había desarrollado un síndrome de estrés postraumático.

Cada día se levantaba y vivía un infierno. Tenía dificultades para concentrarse en tareas normales, se asustaba y gritaba de repente.

Una noche decidió que ya había tenido suficiente; se fue a fumar su últim cigarrillo bajo la lluvia.

Josh sintió que estaba listo para terminar con su vida, no había marcha atrás.

Pero cuando Josh se sentó allí, profundamente deprimido y decidido a quitarse la vida, escuchó un movimiento entre los arbustos de la casa.

Flickr

“Vino hacia mí y empezó a restregarse por mi pierna. Quería que lo acariciara. Entonces exploté, empecé a llorar. Quizás sabía cómo me sentía”, dice Josh.

Después de un día, Josh empezó a alimentar al gatito. Normalmente terminaban con el gato durmiendo una siesta en sus rodillas.

Cuando Josh lloraba el gato acudía corriendo. Josh empezó a sentir que tenía una función en su vida y que el gato significaba algo para él.

Gladwire

Josh pronto llamó a este gato sin techo “Scout”.

“Dejé de pensar sobre todos mis problemas y empecé a pensar en sus problemas”, dice Josh.

Un día, cuando Josh vino de su nuevo trabajo el gato se había ido. No podían encontrar a Scout y los días pasaban, entonces Josh notó el tremendo impacto que tuvo el gato en su vida.

Era difícil olvidarse de su ángel de la guarda.
Meses después Josh y su novia fueron a un centro de adopción, el Refugio de animales Fort Riley.

Miraron a todos los gatos que necesitaban un nuevo hogar. De repente Josh vio unas patas y se quedó de piedra.

Gladwire

“Vi a un pequeño gatito blanco y negro tratando de alcanzar mi brazo iquierdo. Miré en la jaula y vi que era el mismo gato blanco y negro, era Scout. Abrí la jaula y lo tomé, lo abracé adecuadamente”, dice Josh.

Josh adoptó a Scout y ahora pueden volver a estar juntos. Como pueden imaginar estos dos amigos son inseparables.

Si también te conmovió este reencuentro y la hermosa historia de su amistad, ¡compártela!