Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Condenan a 3 años de cárcel a un hombre por quemar a cachorrito vivo

Cuando miras los ojos de un cachorrito es casi imposible no derretirse. Hay tanto amor ahí. 

Quiero decir...¿Qué clase de persona haría daño a un cachorro? Es inconcebible y hace que me hierva la sangre.

Pero todavía así considero que esta historia debe ser contada, para generar conciencia de que la próxima vez que alguien haga algo tan detestable contra un animal, no se salga con la suya tan fácilmente.

En enero de 2015, un hombre de 21 años de Oakland, California, en Estados Unidos, hizo algo inimaginablemente cruel a su recién adoptado cachorrito. Ella sólo tenía ocho semanas de vida, era un mix de chihuahua y se llamaba Angel Star. 

Los problemas de esta cachorrita empezaron cuando su dueño la llevó al apartamento de un amigo. Esta perrita de color caramelo defecó en el suelo y el dueño inmediatamente vio que tenía gusanos. Pero en lugar de hacer lo que cualquier otro dueño haría, llevar al pobre cachorro al veterinario, el hombre decidió castigarla. 

Sintió que Angel Star le había “traicionado”, así que cuando volvió a casa, le echó lejía y la torturó.

Al día siguiente Angel Star fue vista cojeando fuera de la casa y según Sacramento Bee, olía a lejía y a alcohol.

Testigos lograron llevar a Angel Star a una casa cercana, donde el vecino la puso en un portador de mascotas. Pero su dueño fue a buscarla y se llevó tanto a la perrita como el portador.

Entonces ahí sucedió lo impensable: llevó a Angel Star al otro lado de la calle y le prendió fuego. Ella estaba atrapada y encerrada en la jaula con unas sábanas y no tenía forma de escapar.

Cuando llegaron los bomberos quedaron impactados.

La capitán del servicio de bomberos metropolitano de Sacramento, Michele Eidam, dijo que “era un pequeño perro en una pequeña jaula que fue prendida fuego. Es horrible”.

Turner fue arrestado e imputado por matar de forma maliciosa a un animal, abuso de animales así como dos cargos de incendio provocado. Fue sentenciado a tres años y ocho meses de prisión. Además de esto también se le prohibió tener una mascota durante diez años.

No puedo imaginar cómo alguien puede haber hecho algo tan cruel. Tampoco entiendo cómo su castigo fue tan pequeño. Una persona que tortura y mata a un cachorro inocente no es alguien que debería ser aceptado en la sociedad, ni mucho menos acercarse a un animal. No puedo creer que en 10 años podrá volver a ser dueño de una mascota.

Por favor, comparte esta historia para ayudar a generar conciencia sobre el abuso de animales. Si los que amamos a los animales nos unimos, quizás los jueces darán castigos más duros. ¡Que ningún cachorro tenga que enfrentar lo que vivió Angel Star nunca más!

 
 

Leer más sobre