Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Él encuentra al oso al lado de la mamá muerta. Pero una decisión valiente cambia sus vidas para siempre.

Lo llaman el 'imán de los animales' y su gran dedicación salvó a este animal de una muerte segura.

Casey Anderson creció en Montana, en Estados Unidos. Esta zona es conocida por sus parajes naturales, por lo que desde muy pequeño está muy unido y familiarizado con la fauna silvestre.

Casey tiene particular interés en los osos y en la zona es conocido como “el imán de los animales”, porque dedica su vida a trabajar con ellos.

Pero no sólo trabaja con ellos, también son su familia. De hecho un oso de más de 300 kg llamado ‘Brutus’ es su hijo adoptivo.

¿Cómo un oso puede convivir así con un ser humano? La historia ocurrió un día en el que Casey se encontró a un osezno junto a su madre muerta en las montañas de Alaska.

Decidió rescatar a la cría y la adoptó, asegurándose de cuidarla de la mejor forma. Brutus, tal y como llamó al osito, pasó a formar parte de la familia. ¡Incluso participó en la boda de Casey!

Brutus creció tanto que terminó por no caber en su casa, así que construyó el Centro de rescate Montana Grizzly, donde educa al público sobre los osos grizzly y sobre cómo evitar que se extingan.

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.